Las redes sociales en el ámbito de la salud podrán convertirse en una estrategia clave en el futuro, pues su potencial es enorme debido a su impacto viral y simplemente al contacto e interacción directa que permitirán tener con el paciente o el cliente.

Sin embargo, hoy en día el uso del llamado social media en salud es muy incipiente en México y en toda América Latina, específicamente entre la industria de medicamentos. Ello debido a la limitación regulatoria. Las leyes actuales en nuestros países impiden promover fármacos o terapias en forma abierta y directa como sí se permite en otros mercados, como en Estados Unidos.

Los laboratorios recurren con gran ingenio a promover sus fármacos sin mencionar nombres de productos. Recordemos por ejemplo grandes campañas de medicamentos para disfunción eréctil, que sin mencionar en ningún momento el nombre de Viagra o Cialis, los laboratorios lograban generar impacto entre sus posibles consumidores representando situaciones o mencionando el nombre del laboratorio, Pfizer o Lilly Icos. Pero han sido casos excepcionales.

La promoción o publicidad directa de fármacos al consumidor es un tema pendiente que tiene la industria reunida en la Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica (Canifarma) que dirige Rafael Gual. De hecho, en el 2012, este gremio recibió todo el respaldo de la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (Prodecon) para hacer conciencia en la autoridad fiscal y permitirle a dicha industria hacer deducibles los costos de promoción de sus productos entre médicos –con apoyo en congresos de especialistas, por ejemplo- dado que los laboratorios no tienen la opción de recomendar directamente al paciente sus medicamentos de prescripción.

Entonces, dado que el marco legal prohíbe a la industria de medicamentos tener contacto directo con el paciente, las redes sociales como Facebook, Twitter, Google+, etcétera, que son canal ideal para dicho contacto, no podrán aprovecharse como se quisiera mientras exista esa limitación.

Hugo Mendoza Cruz, director de Marketing para Latinoamérica de LEO Pharma, empresa de origen danés que ha arrancado programa piloto de marketing digital en Europa y Asia, considera que será cuestión de uno o dos años para que en países como Brasil y México se pueda dirigir información directa y dar valor agregado al paciente o al médico por la vía digital. En el evento de Farma Marketing Digital y Multicanal América Latina 2013, que organizará EyeforPharma el 12 y 13 de marzo en la ciudad de México, se tocarán todos esos enfoques sobre el poder y alcance de las redes sociales y la mercadotecnia digital entre profesionales de la salud.

El uso de tablets y dispositivos móviles como apoyo para la fuerza de ventas será otro tema recurrente entre los expositores del evento, entre los que estarán directivos de farmacéuticas como Novartis, Pfizer, Eli Lilly, Bayer, Sandoz y Novonordisk, además de empresas de la era tecnológica como, Google, Groupon e Ideagoras.

Luxymia de Sanofi, más que un fármaco

Gran significado tiene la recién anunciada autorización de la Cofepris a la nueva molécula biotecnológica de Sanofi, Lixisenatide (Luxymia es su nombre de marca), que cambiará la manera en que se trata la diabetes tipo 2, y que ubicó a México como el primer país en aprobarla. De hecho, la gente de Mikel Arriola, titular de la Cofepris, se adelantó al regulador europeo, la Emea, cuya respectiva autorización ya se espera de un momento a otro.

Fue una acción audaz del regulador mexicano. Primero, porque antes la autoridad sanitaria mexicana no se animaba a emitir un registro de un innovador sin antes haberse autorizado en otros mercados, particularmente en Estados Unidos por parte de la FDA o en Europa por parte de la Emea. Antes, una nueva molécula podía tardar en llegar a México tres o cuatro años después de autorizarse en otros mercados.

Aparte, es un espaldarazo a la industria de innovación médica, pues contar con una primera autorización le puede representar a una farmacéutica empujar apertura de puertas en otros mercados de la región; habla igualmente de la visión de nuestras autoridades porque si México empieza ubicarse como pionero en autorización de terapias nuevas, da incentivos para poner al país entre los primeros para registrar futuras moléculas innovadoras.

También para incluir a México en nuevos estudios ,porque la Cofepris podrá seguir autorizando nuevas moléculas ágilmente, siempre y cuando el laboratorio entregue un informe de estudios clínicos realizados en población mexicana. Gran cambio de paradigma porque antes se exigía un certificado de venta en el extranjero.

[email protected]