El programa Modernización Sustentable de la Agricultura Tradicional (MasAgro), presentado conjuntamente por la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) y el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo, busca incrementar los rendimientos de maíz y trigo al término de la próxima década.

En el caso del maíz, la meta es pasar de 2.2 toneladas por hectárea a un rango de entre 3.7 y 4.5 toneladas por hectárea. En palabras del Presidente de la República, este programa es considerado como la punta de lanza de la segunda revolución verde .

El MasAgro contempla también la producción sostenible, utilizando sistemas de producción que permitan ahorrar agua y conservar el suelo, como la labranza de conservación, así como trabajar estrechamente con los agricultores para seleccionar sus propias semillas.

Este tipo de programas responde de manera oportuna a encontrar soluciones a la problemática actual de la agricultura nacional, principalmente a mejorar la productividad y competitividad, evitar el excesivo uso de agroquímicos, la contaminación ambiental y el deterioro de algunos agroecosistemas.

Para lograr el objetivo y coadyuvar con ello en el logro de la autosuficiencia agroalimentaria, deberán considerarse estrategias para promover el desarrollo y la investigación agrícola, la transferencia tecnológica a través de la demostración y capacitación a técnicos y productores, la certificación de competencias y capacidades agronómicas, la formación de expertos y la estructuración del extensionismo agrícola.

Además, podría requerirse crédito para la modernización de sus unidades productivas a través de la adquisición de maquinaria y equipo agrícola.

Al iniciarse el programa, se debe considera también que en el futuro se requerirá evaluar el impacto de éste. Para ello, se sugiere el establecimiento científico de una línea base de comparación que permita cuantificar impactos sociales, ambientales y económicos.

Al cumplimiento de dichas metas se deben sumar todos los que participamos en programas de capacitación, adiestramiento, transferencia de tecnología y consultoría.

Estos elementos van a ser fundamentales para modificar actitudes y aptitudes de productores y técnicos agropecuarios del país, con el fin de adecuar los componentes tecnológicos que más inciden para lograr los altos rendimientos que se esperan obtener con el programa, como lo son genética de semillas, densidades de población del cultivo, manejo integrado de plagas, oportunidad en el control de malezas y nutrición balanceada, entre otros.

*Esteban Michel Ramírez es jefe de Departamento del CDT Villadiego de FIRA. La opinión es responsabilidad del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA. [email protected]