Prácticamente nadie pone en duda que México ya está en recesión económica.

Y lo más relevante de esta recesión es que se origina en causas internas, no externas.

Para decirlo más claramente, las decisiones que ha tomado el gobierno de la cuarta transformación son las que han provocado la contracción económica.

A diferencia de capítulos recientes de recesión económica en México, en los que las causas fueron choques externos, en esta ocasión está claro que la recesión económica es autoinfligida.

El próximo 31 de julio, el Inegi, que preside Julio Santaella, dará a conocer la cifra de la actividad económica (PIB) para el segundo trimestre, después de un primer trimestre con crecimiento negativo (-0.2%) respecto del trimestre anterior.

Lo más probable es que confirme lo que la mayoría anticipa, que México ya está en una recesión técnica. La realidad rebasará incluso la expectativa del secretario de Hacienda, Arturo Herrera, quien al tomar posesión del cargo, descartó una recesión económica.

¡Crecimiento casi cero!

En las últimas semanas, los análisis económicos han venido revisando a la baja sus pronósticos de crecimiento. La mayoría por debajo de 1% y por lo menos tres a 0.5 por ciento.

Pero el más pesimista de los pronósticos lo hizo ayer Citibanamex que lo proyectó a 0.2% para el cierre de este 2019.

Las últimas horas han sido de noticias cada vez peores en torno a las expectativas de crecimiento de la economía mexicana.

Hace un par de días, la encuesta de Citibanamex rebajó su pronóstico de crecimiento de 1.5% a 0.9 por ciento.

El Fondo Monetario Internacional al día siguiente también redujo su pronóstico de crecimiento para México de 1.6 a 0.9 por ciento.

El FMI explicó que la disminución en su pronóstico de crecimiento para México se debe a una caída en la confianza de los inversionistas, así como al riesgo de una reducción en la calificación de la deuda soberana de México.

Destacó que la inversión sigue siendo débil y el consumo privado se ha desacelerado, como resultado de la incertidumbre en torno a las políticas, el deterioro de la confianza y el aumento de los costos de endeudamiento, que podrían seguir aumentando tras la reciente rebaja de la calificación soberana. Y ayer Citibanamex hace un nuevo recorte a 0.2 desde 0.9% previo. Anticipó que México registrará una recesión económica.

El diagnóstico del análisis es fulminante: en contraste con las recesiones de los últimos 25 años, en esta ocasión no hay un choque económico externo significativo ni importantes desbalances financieros que tengan que autocorregirse; el escenario de bajo crecimiento que visualizamos es esencialmente resultado de factores locales.

En su nota especial titulada “Estancamiento sin rebote a la vista”, anticipa que Banxico realizará su primer recorte de tasas de interés en cinco años, en el próximo mes de septiembre de este año 2019, aunque no descarta que las recoge en agosto ante potenciales noticias negativas en la actividad económica en México.

Banxico, ligera recesión

La advertencia sobre la inminente recesión también la hizo en su última minuta del pasado 27 de junio el Banco de México que gobierna Alejandro Díaz de León.

La Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico) señaló que la actividad económica muestra una desaceleración mayor a la esperada, por lo que el crecimiento económico podría ser menor a lo esperado e, incluso, se habló de la posibilidad de que se presente una “ligera” recesión en el país.

Uno de los integrantes de la Junta de gobierno comentó que las tasas de crecimiento de los últimos dos trimestres y los resultados del Sistema de Indicadores Compuestos Coincidente y Adelantado (SICCA) ya sugieren la posibilidad de una ligera recesión.

Para el 2019 se anticipa una tasa de crecimiento en México menor a las observadas en los últimos 10 años, y por debajo de las proyectadas para la mayoría de las economías emergentes.

BofA-ML alertó

Desde el pasado 11 de julio, Bank of America Merrill Lynch (Bofa-ML) lo había anticipado.

Pronosticó que para el segundo trimestre del año la economía de México mantendría una contracción de 0.1%, con lo que entraría en una recesión técnica, luego de que al trimestre previo ésta se contrajera 0.2 por ciento.

Además de las amenazas arancelarias del presidente Donald Trump, Bofa-ML destacó, entre las causas de la recesión en México, la apretada política fiscal que mantiene el gobierno federal, lo que ha provocado la disminución en el ritmo económico. La firma financiera subrayó que la incertidumbre sobre las políticas públicas ha limitado la inversión.

Factor interno

Prácticamente todos coinciden. Las políticas internas del gobierno lopezobradorista son el detonante de la recesión que viene. Las decisiones como la cancelación del aeropuerto en Texcoco, los proyectos de infraestructura de dudosa sustentabilidad o rentabilidad han provocado incertidumbre y se ha traducido en una menor inversión pública y privada, entre otros impactos.

ATISBOS

DESINVERSIÓN. Luego de la reciente desinversión en Radiópolis, Televisa, presidida por Emilio Azcárraga, vende su participación de 40% en Ocesa. Recibirá 5,206 millones de pesos y un dividendo de aproximadamente 350 millones de pesos. Se trata de la venta de activos no estratégicos para dedicarse a sus operaciones de contenido y distribución.

Por su parte, CIE, encabezada por Alejandro Soberón vende a Live Nation Entertainment 51% de sus acciones por 3,629 millones de pesos. CIE saldará sus deudas.

Marco A. Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.