Muy cerca de la fecha en la que cumplirá dos años en la Presidencia de la República, y con la economía nacional devastada, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador está a punto de develar un Plan de Reactivación Económica.

De su dimensión, en la cantidad y tipo de proyectos de infraestructura que incluya, tanto por el tipo de esquemas de inversión que utilice, como del monto de los recursos gubernamentales y privados, dependerá qué tanto reactivará y, logrará o no, una más rápida recuperación económica.

Hasta ahora, el Plan de Infraestructura que ha venido diseñando con la iniciativa privada, ha estado limitado por la ideología y los tabúes energéticos.

La circunstancia, con el imprevisto azote del Covid-19 y las cuestionadas estrategias económica y sanitarias, el tiempo que sigue su curso, y los severos daños económicos y sociales que ha provocado el “confinamiento” y la parálisis económica, representan un acicate para el gobierno mexicano.

Sin embargo, hay pocos elementos para el optimismo, si se considera que está “cantada” una contra reforma energética y todas las señales denotan que el camino que escogió este gobierno apuntan hacia el estatismo.

En ese contexto, finalmente, el próximo 5 de octubre, se hará la presentación del Plan de Infraestructura elaborado por la iniciativa privada y el gobierno mexicano.

Carlos Salazar Lomelín, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), adelantó que el presidente Andrés Manuel López Obrador anunciará un Plan de Reactivación Económica en el que el primer paso será la ejecución del paquete de proyectos de infraestructura.

Hay que recordar que este Plan de Infraestructura se ha venido aplazando desde fines del año pasado.

El dirigente empresarial se reunió ayer 28 de septiembre, con el Jefe del Ejecutivo en Palacio Nacional y al salir comentó que habían revisado el Plan de Infraestructura.

El plan original se presentó oficialmente el 26 de noviembre del año pasado. Sin embargo, la realización del plan se retrasó durante los primeros meses de 2020, se enfrió luego del “enojo presidencial” con los empresarios y fue frenado por completo por la pandemia de Covid-19.

Pero sobre todo, lo que ha retrasado este Plan de Infraestructura, son los tabúes ideológicos del gobierno lopezobradorista.

Hay que recordar que en el primer anuncio al respecto el gobierno eliminó los proyectos del sector energético.

Además han evitado al máximo la inclusión del esquema de Asociaciones Público-Privadas (APP).

Y por si fuera poco, ha predominado la clara intención gubernamental de que se realicen los proyectos que el gobierno quiere y no necesariamente en donde se necesitan.

La lista de proyectos del sector privado incluye poco más de 240 proyectos por un valor de 250,000 millones de pesos.

La develación del total de proyectos “palomeados”, el monto total de las inversiones, y el tipo de esquemas de inversión que se utilicen dejarán ver si realmente hay un viraje en la perspectiva gubernamental y si impactarán en un mayor crecimiento de la economía nacional.

La pandemia del coronavirus devastó la economía del país, y profundizó la caída en los niveles de inversión, actividad económica y la recaudación.

Ojalá que el Plan de Infraestructura y el Plan de Reactivación Económica, sean lo suficientemente robustos y ambiciosos. Veremos.

Atisbos

FIDEICOMISOS.- La Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados analizará hoy la propuesta del Partido Morena para desaparecer 54 fideicomisos, con lo que el presidente López Obrador espera obtener 50,000 millones de pesos.

Su desaparición e implícita confiscación de recursos dañará, al dejarlas sin recursos, una gran cantidad de actividades académicas y científicas, entre otras.

Se desconoce qué pasará con los 1,500 millones de pesos  del Fondo Minero.

Gobernadores de estados norteños: Sonora, Chihuahua, Coahuila y Durango y, dirigentes sindicales de la industria minera, como Javier Villarreal e Ismael Leija, piden que se canalicen a entidades y municipios mineros.

Marco A. Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.