El anuncio de que Rogelio Ramírez de la O (RRO) será el nuevo secretario de Hacienda (SHCP) no responde a que Herrera será nominado para la Junta de Gobierno del Banco de México y había que encontrar a un sustituto. La secuencia más bien fue al revés. Desde hace aproximadamente un año, López Obrador (AMLO) tenía en mente sustituir a Herrera con su consejero informal de confianza desde hace muchos años, RRO. Pero algunos desacuerdos hicieron que AMLO postergara el relevo.

Con el inicio de la segunda mitad del sexenio, el desgaste de Herrera empeoró su relación con el sector privado que nunca fue buena. Así que AMLO ofreció una vez más el puesto a RRO, quien ahora sí lo aceptó. El amigo de AMLO, consultor privado, es un economista prestigioso con credibilidad en los mercados internacionales.

Pero el momento apropiado para el cambio se complicó, porque lo ideal era que RRO diseñara el presupuesto 2022 incluida, muy importante, una reforma fiscal. Había que darle una salida digna a Herrera, y AMLO decidió ofrecerla a costa de golpear injustificadamente al Banco de México y a su gobernador. Así, la secuencia permitía nombrar primero a RRO y en diciembre proponer a Herrera para la próxima vacante en la Junta de Gobierno, y una vez aprobado por el Senado, de acuerdo con la ley, AMLO lo designa gobernador de entre los cinco integrantes.

A RRO, con un doctorado en la Universidad de Cambridge, se le considera de pensamiento keynesiano con influencia del laborismo británico. Puede ser una buena combinación. En el diseño de la reforma fiscal, RRO deberá considerar que antes de medidas tributarias (i.e. impuesto a la riqueza e impuesto a las herencias), deberá revisar la racionalidad del gasto (los proyectos no rentables y los programas electoreros). Deberá tener mucha habilidad para convencer a AMLO y negociar con el legislativo, ya que no es militante de Morena. Asimismo, deberá considerar en forma pragmática cómo enfrentar la crisis operativa y financiera de Pemex. De la sensatez de esas propuestas dependerá su buena interlocución con el sector privado y la opinión de las calificadoras.

Se ha cuestionado la cercanía de Herrera con AMLO para ser gobernador. No es la primera vez que un secretario de Hacienda allegado al presidente lo será. En dos casos anteriores, esos gobernadores supieron asumir la responsabilidad de que el Banco de México es autónomo frente al Ejecutivo. Además, las reglas de funcionamiento de la Junta de Gobierno impiden que un gobernador imponga acciones unilaterales a voluntad. Pero será la primera vez en que ninguno de los cinco integrantes de la Junta se haya formado en el Banco, lo que complica que la Junta cuente con una memoria histórica.     

Lo más atractivo para un gobernador es ser parte del proceso de decisión de la política monetaria. Pero hay otro aspecto que Herrera deberá asumir: por la Ley del Banco, es su administrador. Será muy importante que como tal se compenetre con esa responsabilidad, ya que, desde el punto de vista administrativo, hay varios elementos que deben mejorarse al interior de la institución.

Twitter: @frubli

Federico Rubli Kaiser

Economista

Revista IMEF

Economista egresado del ITAM. Cuenta con Maestría y estudios de doctorado en teoría y política monetaria, y finanzas y comercio internacionales. Columnista de El Economista. Ha sido asesor de la Junta de Gobierno del Banxico, Director de Vinculación Institucional, Director de Relaciones Externas y Coordinador de la Oficina del Gobernador, Gerente de Relaciones Externas, Gerente de Análisis Macrofinanciero, Subgerente de Análisis Macroeconómico, Subgerente de Economía Internacional y Analista.

Lee más de este autor