Por separado, Ariadna Montiel y Javier May estuvieron antier en Palacio Nacional, donde el presidente les comunicó —antes de iniciar su convalecencia, por enfermedad— sus nuevos encargos. El titular de SCT, Jorge Arganis Díaz Leal, se enteró de la reubicación de Rogelio Jiménez Pons y de Carlos Morán en la antesala del Palacio de Covián.

El nuevo subsecretario del transporte no acudió a la ceremonia, por motivos de salud. Montiel y May tampoco debían haber atendido el llamado del secretario Adán Augusto López Hernández, debido a su reciente y directo contacto con AMLO. Pero en Palacio Nacional tienen otros datos y los tiempos corren de manera distinta...

Morán deja un cúmulo de asuntos pendientes y una estela de riñas soterradas con sus excompañeros de la SCT, principalmente contra el director general del SENEAM, Víctor Manuel Hernández Sandoval —por la definición de la aeronavegación en el Valle de México—, y con el subsecretario de Infraestructura, Jorge Nuño Lara, a quien trató de desplazar de una hipotética vacante en la titularidad de la dependencia.

Las grillas en la Cuarta Transformación son intermitentes, pero fútiles, mientras que las prioridades presidenciales son manifiestas: consolidar la estructura gubernamental para atender a la población más vulnerable; habilitar el sistema aeroporturario metropolitano e inaugurar el Tren Maya en los plazos previstos y con disciplina en el gasto.

Para concluir las megaobras, el Ejecutivo federal tiene confianza absoluta en las Fuerzas Armadas. Y para reforzar la entrega de los programas del bienestar, una operadora discreta y eficaz.

Lástima. Jiménez Pons no podrá cumplir con las invitaciones que extendió desde mediados del año pasado a dirigentes empresariales, legisladores y líderes sociales para conocer los avances del Tren Maya, aunque como subsecretario de Transportes mantendrá relación con la megaobra de la Península de Yucatán.

Sin mayor aspiración que gobernar su natal Tabasco, Javier May aceptó una nueva encomienda presidencial, aunque formalmente sea una degradación en el organigrama de la 4T. Y Ariadna Montiel finalmente obtiene una posición de primer orden, tras de dos décadas de lealtad al proyecto lopezobradorista.

La paridad de género quedó restaurada en el gabinete presidencial. Aunque esos equilibrios son precarios. Y aun resuenan las versiones de que pronto habrá un relevo en la Secretaría del Trabajo y Previsión Social.

La titular de esa dependencia, Luisa María Alcalde Luján, sufrió un duro revés con la salida de Alberto Ortiz Bolaños de Fonacot, institución que estuvo vacante casi un semestre y por primera vez en su historia tendrá una directora general: Laura Fernanda Campaña Cerezo, itamita y con amplia experiencia en el manejo de riesgos financieros.

Efectos secundarios

REFUERZOS. A un año de concluir su mandato, el gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín González, realizó un ajuste a su equipo de trabajo: Landy Blanco Lizama es su nueva consejera jurídica y Bernardo Cuesto Riestra asume la Secretaría de Turismo; Eduardo Ortiz Jasso queda al frente del Instituto para el Desarrollo y Financiamiento estatal; Carlos Ortiz Velázquez, de la Dirección contra Riesgos Sanitarios, y José Alberto Alonso, de la Agencia de Proyectos Estratégicos.

EMBATES. En aras de mantener finanzas sanas, el gobernador de Querérato, Mauricio Kuri, apuesta por la recaudación. Y decidió pagar el costo político de obligar al reemplacamiento el parque vehicular, público y privado, lo que permitirá dar certeza jurídica a los contribuyentes y brindar más seguridad en las vialidades de la entidad. Para ayudar a la economía de los queretanos, la administración estatal extenderá un plan de descuentos hasta julio próximo.

Alberto Aguirre

Periodista

Signos vitales

Periodista y columnista de El Economista, autor de Doña Perpetua: el poder y la opulencia de Elba Esther Gordillo. Elba Esther Gordillo contra la SEP.

Lee más de este autor