En esta columna, en mis programas de radio y televisión en Grupo Fórmula y TV Azteca, en mi sitio ruizhealytimes.com y en mis redes sociales analizo los efectos que la pandemia de Covid-19 ha tenido y tendrá para quienes vivimos en México.

No soy amarillista ni pretendo, como lo dijo ayer el presidente Andrés Manuel López Obrador, difundir “mentiras para atemorizar” ni “noticias falsas”.

Lo que sí pretendo es que quienes me leen o escuchan cuenten con la información que, a mi juicio, les permitan entender la situación que estamos todos viviendo y con base en ello, adoptar las medidas que les permitan salir airosos de la crisis de salud y económica en que nuestro país se encuentra, la cual se agravará conforme pasen los días.

Cuando difundo información económica o científica siempre cito mis fuentes y no es mi intención minar la popularidad o credibilidad de Andrés Manuel cuando presento “otros números” que difieren de los que él suele proporcionar en sus conferencias de prensa y en los innumerables discursos que pronuncia a lo largo y ancho del país.

Y cuando él y sus colaboradores presentan números, los interpreto para que mi público entienda cómo los afectan.

Por ejemplo, durante la conferencia de prensa presidencial de ayer se dieron a conocer los recursos con que el gobierno federal enfrentará la pandemia cuando golpee con fuerza a los mexicanos.

El subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, informó que la infraestructura dedicada a combatir el Covid-19 incluye, entre otras cosas: 356 unidades de terapia intensiva (TI), 2,466 camas de TI y 5,523 ventiladores mecánicos que ayudarán a respirar a los enfermos más graves que tengan dificultad para hacerlo. Además, 49,083 camas hospitalarias y 9,071 camas de urgencia. Por su parte, el secretario de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval, al dar a conocer las capacidades del Sistema de Sanidad Militar, informó que el mismo cuenta con 50 camas de TI y 2,523 camas hospitalarias.

En total, si se toma en cuenta lo que informaron el subsecretario y el secretario, en todo el país el principal arsenal del gobierno para combatir la pandemia son 356 unidades de TI, 2,516 camas de TI, 5,523 respiradores y 60,677 camas hospitalarias y de urgencia.

El tema de unidades y camas de terapia intensiva, de ventiladores o respiradores y de camas hospitalarias es de suma importancia en vista de que la vida de quién sabe cuántas personas —pueden llegar a ser decenas de miles y hasta más— dependerá de que tengan acceso o no a estas unidades, camas y equipos.

¿Son suficientes? No lo sé, pero creo que no, si se compara lo que se tiene para nuestro país de casi 128 millones de habitantes, con lo que el gobierno del estado de Nueva York ha determinado necesitar para atender la pandemia que afectará a sus 20 millones de habitantes.

De acuerdo con lo que ayer dijo el gobernador neoyorquino, Andrew Cuomo, en su estado hay unas 70,000 camas de hospital y se necesitarán unas 140,000, hay 3,000 unidades de terapia intensiva y se requerirán 40,000, hay 400 ventiladores y urgen otros 26,000.

Muchos de los mexicanos que enfermen gravemente pagarán con sus vidas por el pésimo sistema de salud que los gobiernos priistas y panistas no se preocuparon en mejorar.

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Eduardo Ruiz-Healy

Periodista y productor

Columna invitada

Opinador, columnista, conferencista, media trainer, 35 años de experiencia en medios de comunicación, microempresario.