Quién estará menos cuerdo de los tres, el ciudadano que solicita los exámenes médicos y psicológicos de AMLO, el propio presidente Andrés Manuel López Obrador con su ocurrente respuesta o el ministro Zaldívar con su actuar semanal, desconfiado como siempre.

Un ciudadano por necesidad, hobby o ganas de molestar pone en la mesa la salud física y mental del Presidente, aspecto que muchos mexicanos nos preguntamos, sobre todo considerando que es un hombre mayor, sometido a una cirugía delicada y con un ritmo de trabajo apabullante. No es nada inoportuno preguntarse: ¿A caso el presidente goza de cabal salud? Y que dicha respuesta oficial tenga sus versiones públicas, que más allá de la especulación, sea útil para la toma de decisiones públicas y privadas.

Su situación mental resulta anecdótica, vea la mañanera y lo podrá comprobar usted mismo y a todo color.

Respecto al ministro Arturo Zaldívar Lelo de Larrea que tan buena gestión llevaba, esta semana se descompuso y mucho. Primero, asistir al programa de opereta del canal 11 no fue bien visto, sus dislates resultaron jocosos e interesantes, pero poco serios para el ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Sus comentarios sobre las presiones del expresidente Felipe Calderón en los casos de la guardería ABC y de Florence Cassez, están fuera de lugar y de tiempo, fueron casos emblemáticos y el sentido de su veredicto está a la vista, con presión y todo, se respetó.

Todos los juzgadores son sometidos a presión en sus resoluciones, normal querido Arturo, lo que no se vale es que haya consecuencias por el sentido de sus sentencias y hasta donde se ve, en su caso, pues no las hubo.

Pregunte al magistrado Jorge Ocampo Romero, que por darle trámite a los amparos en contra del Aeropuerto de Santa Lucía, le están dando, y con todo, acusaciones de corrupción y algunos periodistas de ética cuestionable escudriñan su vida familiar.

En el caso del magistrado Ocampo es muy cuestionable la independencia judicial, hay una coincidente operación del Estado. Será que no les gusta su criterio sobre el Aeropuerto de Santa Lucía o será que les ganan sus ímpetus justicieros, ello con autonomía de su presunta responsabilidad por los hechos de corrupción.

La independencia del Poder Judicial resulta vital para la división de poderes y la salud republicana. No es con este tipo de determinaciones con las que se salvaguardarán los fallos de los jueces y magistrados. El show es para los artistas, la independencia y justicia es para los jueces. Cada quien a lo suyo, vámonos respetando, mi querido lector.

Esta semana alguien necesitará muchas horas de diván, el solicitante de la información, nuestro presidente AMLO o el Ministro Zaldívar, usted querido lector tiene la última y sana palabra. Hasta la próxima.

Eliseo Rosales Ávalos

Abogado

Los mismos de siempre

Politólogo y abogado, académico, columnista, presidente de ciudadanos sin partido y orgulloso mexicano.