Los indicadores de la calidad de los servicios públicos de salud son escasos y generalmente son elaborados por las dependencias públicas. Por primera vez, la sociedad civil asume una responsabilidad ineludible: recoger directamente de los usuarios de estos servicios su opinión, libre, abierta y sin cortapisas. El primer reporte ciudadano sobre la calidad y acceso efectivo a la salud (www.frentealapobreza.mx) es un ejercicio inédito realizado por ciudadanos comunes y corrientes, muchos de ellos usuarios de estos servicios.

El ejercicio realizado en Querétaro contribuye a mostrar que el estado de moda por su dinamismo y crecimiento tiene un largo trecho para obtener mejores resultados en el ámbito de la salud.

¿En qué consistió el ejercicio?: Ciudadanas queretanas voluntarias entrevistaron a usuarios al salir de un centro de salud en zonas de elevada y muy elevada marginación (94% contaba con Seguro Popular). Las preguntas giraron alrededor de la atención en consulta, surtimiento de recetas, realización de estudios médicos requeridos y el tiempo en que fueron realizadas cirugías necesarias.

Las encuestas respetaron el anonimato, lo que permitió respuestas francas. El miedo a las represalias se desvaneció de inmediato.

Es importante mencionar que los resultados se refieren a nueve unidades donde se realizaron 386 cuestionarios. Es previsible que esta situación se presente en mayor o menor medida en las demás unidades de salud del estado.

El tiempo promedio de espera para ser atendidas es de una hora 15 minutos. A quienes recetaron medicamentos, sólo 61.7% recibió todos los medicamentos recetados. A quienes les indicaron necesidad de realizar estudios (78.4%), 21.6% tuvo que realizarlos en servicios privados. De quienes requerían operación, 44% esperó menos de un mes, 24% dos meses y 28% tres meses. Estos datos corroboran la debilidad institucional de los servicios de salud. Las unidades no reportan información sobre la calidad de los servicios; las fallas en el surtimiento de medicamentos están presentes en más de 90% de las unidades; 41% de las ciudadanas se vio obligado a pagar por consultas, medicamentos o estudios.

En contraste, entre el 2004 y el 2014 el gasto público en salud en Querétaro se incrementó 55% y el presupuesto destinado a los servicios para población sin afiliación a la seguridad social aumentó 126.5%; sin embargo, no se ha visto un desarrollo proporcional en la calidad de los servicios, como lo muestra esta investigación.

La relevancia de este estudio está vinculada con las principales causas de una pobreza que se reproduce de generación en generación. A mayor pobreza, mayor susceptibilidad de padecer enfermedades. El único recurso son los servicios públicos de salud. Cuando el Estado incumple su responsabilidad, al ofrecer servicios mediocres, al contravenir las normas establecidas y al no tratar a sus ciudadanos con dignidad y respeto, la población que empieza a emerger del círculo de la pobreza recae en un tris con motivo de una enfermedad. Sin una mejora sustantiva de los servicios de salud, los índices de pobreza no se revertirán.

*Experto en microfinanzas y coordinador de Cosechando Juntos lo Sembrado SC

Nota. En la colaboración anterior, Microcréditos en línea , escribí que el CAT llega hasta 6,216.70 por ciento. Comentarios recibidos me pidieron corregir el error. No hay error. Es correcto. Increíble, pero cierto.