Por donde se vea. En verdad nuestras instituciones preventivas del delito, procuración e impartición de justicia dan lástima. Lo vivido en la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), donde luego de siete años, se ordenó liberar de forma inmediata de Florence Marie Louise Cassez Crepín, es como para esconder la cabeza a usanza de avestruz.

Mientras el presidente Enrique Peña Nieto El Astroboy, presumió en su toma de posesión como Jefe del Ejecutivo Federal el 1 de diciembre del 2012 e hizo polvo a opositores al rescatar y presumir haría realidad la Ley de Víctimas’’ que en efecto ocurrió, sin existir ley secundaria, obligación del constituyente, con esa libertad de Cassez Crepín, es ahora letra muerta.

Porque entonces, ahora todos los delincuentes acusados por delitos graves, pueden invocar ese privilegio, aunque digan que no. Hay precedente y el amparo otorgado a la gala, sí otros recurren con los mismos argumentos y evidencias se puede llegar a que se convierta en regla jurídica.

Organizaciones civiles y no gubernamentales, había adelantado eso, que no hay dientes’’, en esa Ley y que sólo se hizo para dar el avión al besucón’’ Javier Sicilia, también una de las víctimas del delito de secuestro paradójicamente, pero que dejó al actual mandatario seguir caminando, sin todavía apaciguar la devastación de la inseguridad del país.

Que todavía siguen ¡he! No han menguado y amainado, lo que pasa que la política del nuevo Ejecutivo Federal, como que está haciendo desaparecer la violencia en las entidades del país en medios de comunicación, con su ordenamiento de no hacer olas, una tonada que se privilegiarán acciones claras, no presentaciones espectaculares en razón de no hacer apología del delito’’.

¿Entonces qué fue lo de la Primera Sala?

Dejaron en libertad a una francesa delincuente. No es adjetivo de su servidor. Así lo definió un juez y tribunales. Hasta el mismo abogado de la nación, Jesús Murillo Karam, lo confirmo, que la Procuraduría General de la República (PGR) ante lo dispuesto por cinco integrantes del máximo tribunal del país, no puede hacer nada.

Y aún más, aceptó que con este fallo se propagó una derrota’’ a la justicia, porque antes un grupo de irresponsables hicieron un show para que Florence Cassez fuera absuelta y sacada de la cárcel’’ independientemente de su culpabilidad o no.

¡Vaya. Qué bonito curita, para tremenda herida mortal!

Las palabras de las víctimas sobre el sainete se podrían reproducir en este espacio. Pero mejor, dejamos en claro que a ellos, hasta el momento no se les aplicó la Ley de Víctimas, eso que tanto presume Peña Nieto y sus leguleyos colaboradores.

Está bien. No son broncas de ellos. Fueron errores de gobiernos del Partido Acción Nacional (PAN). Eso qué importa. Las victimas requieren justicia.

COMMODATO

Y los generales, tenientes coroneles y mayores, acusados por los mismos capos’’ de las instituciones que los investigaron, detuvieron y sujetaron a proceso, acusados de ser parte del crimen organizado o los cárteles de la droga ¿qué se puede esperar?

¡¡¡Pues justicia, aunque sean mexicanos y no franceses!!! ¿O no?