Sean 1,650 o 2,754 secuestros ocurridos en 2013, según reportes de la Federación u Organizaciones Civiles o No Gubernamentales, no es lo de menos, porque ni ellos lo saben. Mejor preguntar a familias y víctimas que erogaron y pagaron recursos, pocos o muchos, para obtener la libertad de un ser querido, pero nombrar un Coordinador Antisecuestros Federal, mueve a la pregunta de con quiénes se va a coordinar.

Miles de millones de pesos, se erogaron en las administraciones del antepenúltimo presidente priísta, Ernesto Zedillo Ponce de León, luego quienes obtuvieron votos para solucionar ese problema, los panistas: Vicente Fox Quesada y Felipe Calderón Hinojosa, quienes echaron la casa por la ventana con recursos, pero las soluciones dónde están.

Nombrar a Renato Sales Heredia, hijo de un ilustre Renato Sales, como Coordinador Nacional Antisecuestros para la Estrategia Nacional Antisecuestro’’ del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto está bien. Ya le llaman Zar Antisecuestros’’. Para eso se requiere primero, resultados.

Sales Heredia es un hombre probo, un excelente académico y amigos de muchos exprocuradores de ayer y hoy. Estaba al frente de la Subprocuraduría de Control Regional, Procedimientos Penales y Amparo de la Procuraduría General de la República (PGR).

Si checan bien, carguen a su cuenta la liberación del capo histórico de la droga, Rafael Caro Quintero, aún prófugo, que causó molestia a diplomática a Estados Unidos y fallos contrarios a PGR que alertaron una posible libertad de la exlíder del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Elba Esther Gordillo, en su corto tiempo.

El jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera Espinosa, sin embargo, presentó un semblante de confianza, cuando nos comentó que estaba satisfecho’’ del nombramiento, porque lo conoce, cuando ambos eran procuradores. El primero de Campeche y el segundo del Distrito Federal.

Lo que más levanto el ánimo a Mancera Espinosa, hoy gobernante de la Ciudad de México, aunque no esté afiliado aún al Partido de la Revolución Democrática (PRD), es que en estadísticas de la SEGOB, la ciudad capital, no aparece entre el ranking de las 10 entidades’’ con mayor número de secuestros y que recibirá tecnología federal.

A quienes nos tocó la fortuna de cubrir hechos relevantes como reporteros, sobre los asesinatos del excandidato presidencial, Luis Donaldo Colosio Murrieta y el dirigente José Francisco Ruiz Massieu, ambos del Partido Revolucionario Institucional (PRI), esos que regresaron al poder, tuvimos que soportar la creación de famosas Fiscalías’’, que obvio no sirvieron para nada para la verdad histórica, no jurídica.

Ahora son Comisionados’’ y Coordinadores’’. El primero, Alfredo Castillo la tiene fácil, porque ésta dedicado a pacificar Michoacán, aunque algunos entrevistadores buenos y malos, quieren expandir sus funciones a otras entidades.

Pero Sales Heredia, se encuentra en un terreno más delicado. Del cocol, apuntaríamos. Porque va a coordinar unidades Antisecuestros’’, que supuestamente existen en 31 Estados y Distrito Federal, de los cuales su personal, o sea, el 99% tiene que ser certificado’’, propuesta que se remonta al 2000 y a la fecha, pues nada.

El problema del secuestro no nació ayer. Sino desde 1997. Recuerden las inmensas marchas por La Paz y la Seguridad’’. Con que los últimos Presidentes panistas, llenaron su bolsa de votos para mantener al PRI fuera de los Pinos hasta hace poco. Se está reeditando. Ustedes juzguen.

COMMODATO

Son las mismas víctimas que padecieron el secuestro de sus hijos o cónyuges: María Elena Morera, Isabel Miranda de Wallace y Alejandro Martí. La injusticia sigue, pero hay algunos de los mismos funcionarios, otros nuevos, el problema es para el gobierno federal actual, es el mismo deseo desde allá hasta aquí.

Michoacán, es otro problema. Ojalá no se sumen más.