Desde la semana pasada está gestándose un cambio de sentimiento en los mercados de activos de riesgo en todo el mundo, las bolsas de valores han vuelto a caer después de meses a la alza, las tasas de interés de los bonos del gobierno de Estados Unidos y Alemania están cayendo por la demanda de inversionistas que buscan seguridad, en España e Italia ocurre lo opuesto. Todo esto en medio de un impresionante rally en los mercados de capitales globales, el índice S&P 500 repuntó 29% entre el lunes 2 de abril y principios de octubre, en igual periodo los índices bursátiles DAX de Alemania e IPC de México ganaron alrededor de 30% en dólares. Pero desde el lunes de la semana pasada y el martes, el S&P perdió 4.3%, el DAX 4.7% y la Bolsa 5.1 por ciento. ¿Se trata de una típica corrección? o ¿es el inicio de un mercado bajista? Ésa es la pregunta.

El sentimiento del mercado se tornó oscuro este lunes y martes en reacción a un aparente mal reporte de empleo del mes de marzo en EU y malas noticias de la economía española. El reporte de empleo es el indicador económico que mayor impacto tiene en Wall Street y Main Street, a pesar de que es un indicador rezagado y poco confiable que suele registrar grandes cambios en posteriores revisiones. La economía creó 120,000 empleos cuando se esperaban 203,000, los políticos y comentaristas de TV republicanos no perdieron la oportunidad de llevar agua a su molino proclamando el fracaso de la administración de Obama. El reporte fue una sorpresa negativa, ya que otros indicadores de alta correlación con el empleo sugerían mayor fortaleza. ¿Qué pasó? No gran cosa, pienso que se trata de una confusión estadística. La cifra reportada se corrige por la estacionalidad, que inevitablemente refleja el patrón histórico. Este invierno ha sido menos crudo que lo normal, así que la actividad económica en diciembre, enero y febrero fue mayor a la usual, la corrección estacional exageró este repunte, ahora la corrección de marzo hizo lo contrario. De diciembre a febrero, la economía creó 250,000 empleos en promedio, lo cual lucía exagerado, dado que se estimó que la economía creció 2.2%, que es consistente con la creación de 210 empleos. Así que este mal reporte sólo obedece a una corrección estadística del exceso de empleos reportados en los meses previos. Habrá que esperar al reporte de abril para saber si estoy en lo correcto, mientras tanto, los mercados se moverán lateralmente.

Entre tanto, en la Reserva Federal debaten qué hacer en julio cuando termine el programa vigente de incremento de la duración de su portafolio de bonos llamado Operation Twist. Ayer, Dennis Lockhart, presidente del banco de la Reserva Federal de Atlanta, se manifestó renuente a apoyar un nuevo programa de estímulo monetario a menos que algo realmente malo le ocurra a la economía. Lockhart estima que la economía crecerá entre 2.5 y 3% este año. Ésta es la opinión de James Bullard, presidente de la Reserva Federal de San Luis, quien siempre apoyó la política de relajamiento cuantitativo cuando tuvo derecho de voto en el Comité de Mercados. Según Bullard, no son necesarios más estímulos monetarios, ya que la economía está creciendo moderadamente y muchos de los problemas que todavía se enfrentan en los mercados de trabajo y vivienda son estructurales. Considera que la previsión de mantener las tasas de interés de política en cero hasta finales del 2014 es contraproducente, ya que estima que existe poca capacidad ociosa en la economía y habrá que aumentarlas antes para evitar que crezca la inflación. En su opinión, el Comité de Mercados debe poner la política monetaria en pausa.

[email protected]