Pese a que la lucha en contra de la corrupción es una de las principales tesis del actual gobierno, no se ha anunciado una política pública, más importante aún, no le queda claro a nadie qué quieren hacer con el Sistema Nacional Anticorrupción (SNA).

Los actores sociales y políticos articulados en la lucha anticorrupción coinciden en que los resultados son insuficientes y que no se han reflejado en los indicadores internacionales; por el contrario, en el Índice de Percepción de la Corrupción, publicado en enero de este año por Transparencia Internacional, nuestro país bajó tres lugares.

La senadora Martha Márquez del PAN señaló que hay tentaciones del gobierno para desmantelar el SNA. Indicó que hay nombramientos pendientes en el SNA y que quienes lo operan han estado simulando, propone complementarlo con leyes más que severas.

La secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, señaló que en el sistema deben ingresar el SAT, la Unidad de Inteligencia Financiera y la Fepade, además de hacer vinculantes las recomendaciones del Comité Coordinador. Actualmente, el SNA se integra por seis instituciones, permaneciendo vacante la del fiscal anticorrupción. Por cierto, en la semana fue propuesta como fiscal anticorrupción María de la Luz Mijangos Borja.

Por su parte, Irene Levy, miembro del comité de participación ciudadana (CPC), impulsa modificar la aritmética en la toma de decisiones del Comité Coordinador. Propone que los cinco comisionados ciudadanos deberían tener voz y voto. Para la maestra Levy, el CPC deberá tener mayor peso en la conformación del orden del día y agenda del sistema, así como involucrarse en las compras sensibles del gobierno, independientemente de la participación de los testigos sociales.

En fin, ríos de tinta se pueden verter sobre el tema, posturas que van desde su desmantelamiento hasta ponerle dientes y veneno. querido lector, primero es necesario completar al trunco SNA y ponerlo en operación; también se puede aprender mucho de las experiencias estatales. Todavía no nace el nene y ya lo quieren matar.

Lo cierto es que, donde escarba el gobierno, surgen lodazales de corrupción, huachicol, compra de medicinas, estancias infantiles. Urge la definición de la política pública del gobierno federal y un acuerdo en el propio SNA sobre su futuro, espacio que ha demostrado ser un buen foro de discusión público-social. querido lector, ¿usted qué haría con el SNA? hasta la próxima.

Twitter: @ErosalesA

Eliseo Rosales Ávalos

Abogado

Los mismos de siempre

Politólogo y abogado, académico, columnista, presidente de ciudadanos sin partido y orgulloso mexicano.