Es fácil darse cuenta de que los gastos que se tenían hace 10 años, cinco, o incluso hace un año, no son los mismos que se tienen hoy en día, comúnmente este aumento de gastos se atribuye al incremento de los precios de los bienes y servicios que se consumen, es decir, a la inflación. ¿Por qué existe la inflación?, ¿quién la mide y controla?, ¿cómo hacerle frente?, ¿en qué invertir?

De acuerdo con el Banco de México (Banxico), la inflación es el aumento sostenido y generalizado de los precios de bienes y servicios en la economía. Este incremento en precios es consecuencia principalmente de dos factores: el primero, la interacción entre la cantidad demandada y la ofrecida de los bienes y servicios. El segundo, la cantidad de dinero en circulación; las personas al sentirse con más recursos incrementan sus gastos, es decir, demandan más productos. Estos eventos pueden generar escasez en los productos y, por lo tanto, incremento en los precios.

La inflación es un indicador macroeconómico que, por un lado, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) lo calcula desde julio del 2011; y, por otro lado, el Banxico procura mantenerlo lo más cercano a un objetivo de inflación con la finalidad de preservar la estabilidad del poder adquisitivo de la moneda.

El Inegi calcula la inflación eligiendo una canasta, la cual contiene productos de consumo representativo de las familias mexicanas, como vivienda, alimentos, bebidas, educación, salud, etcétera; evalúa el costo de adquirir la canasta y crea un indicador denominado Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC). La institución realiza seguimientos quincenales al precio de dicha canasta y, cuando los precios de varios bienes y servicios considerados en la canasta aumentan por un tiempo considerable, es cuando se determina que existe inflación; en otras palabras, existe una pérdida del valor del dinero para poder adquirir dichos bienes y servicios.

Por su parte, el Banxico es el responsable de mantener una estabilidad de precios con condiciones favorables para el crecimiento económico y el bienestar social. Para ello, existen varios mecanismos que ayudan a influir en el mercado y a regular el incremento de los precios, estos mecanismos son conocidos como política monetaria. Desde el 2003, el Banco de México estableció un objetivo de inflación de 3% anual con un margen de más/menos 1 por ciento.

El incremento de los precios afecta a todos los individuos ya que reduce el poder adquisitivo del dinero, es decir, requiere que se pague más por el mismo bien o servicio; sin embargo, no afecta a todos por igual. La percepción de inflación de cada persona difiere de lo publicado por el INPC e incluso de cómo afecta a otros individuos, ya que cada persona consume diferente y regularmente el consumo difiere de la canasta representativa. El INPC es un consumo representativo de las familias mexicanas, no es un consumo particular.

Para poder hacer frente al incremento en precios existe un instrumento de inversión particularmente enfocado en ello, denominado Unidades de Inversión (Udi). Las Udi, son títulos de deuda del gobierno federal, cuya principal característica es proteger a sus tenedores contra el incremento en la inflación y mantener el valor real de su inversión en el tiempo, es por ello que son comúnmente consideradas en los fondos de inversión de deuda.

Es importante considerar la inflación en las inversiones y en la vida cotidiana, ya que ayuda a tener una mejor planificación de los gastos y al mismo tiempo, conservar el poder adquisitivo del dinero.

La autora es associate product & market intelligence en BBVA Bancomer.