Áreas de alto riesgo, en términos del combate a la corrupción, son las aduanas y los puertos de México. Para erradicar prácticas deleznables, la Cuarta Transformación apostó por la militarización de las estructuras de los órganos desconcentrados encargados de administrar las terminales marítimas y los servicios aduanales. Pero sus titulares –a nivel nacional– seguirán siendo civiles.

No podría ser distinto: la transferencia plena de los puertos y la Marina Mercante de la SCT hacia la Semar implicaría reformar distintos ordenamientos vigentes, entre ellos la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, la Ley de Puertos, y la Ley de Navegación y Comercio Marítimos, además de sus respectivos reglamentos.

Combatir al crimen organizado es una instrucción presidencial que los mandos castrenses han atendido a plenitud. En las aduanas, el contrabando –no sólo de mercancías, sino también armas, numerario, precursores químicos e incluso personas– implica la actividad de bandas delincuenciales.

Las instalaciones aduanales en los puertos pronto tendrán militares al mando. Las Administraciones Portuarias Integrales son un crisol –algunas dependen de la Federación, otras son estatales, unas más están adscritas a Fonatur, y una (Acapulco) está privatizada– más complicado.

La naturaleza mercantil de las APIS y la Coordinación de Puertos y Marina Mercante, explicaron académicos y expertos navieros, requiere conocimientos técnicos y experiencia. Y los servicios portuarios –son las terminales especializadas, la estiba, abastecimiento de buques, maniobras de carga, limpieza y vigilancia– han sido entregados a particulares, mediante contratos de cesión parcial de derechos. Los recientes ajustes en las estructuras de esas instancias han generado incertidumbre, que se agrava por la inminente llegada de personal militar.

Javier Jiménez Espriú renunció y a la SCT llega un equipo de antiguos colaboradores del cardenismo, reconocidos por su honestidad. El ingeniero Jorge Arganis Díaz Leal se convirtió en secretario y Rosa Icela Rodríguez, en la primera directora de Puertos y Marina Mercante.

Ambos fueron integrantes del primer gobierno del PRD en el GDF, encabezado por Cuauhtémoc Cárdenas, y mantuvieron posiciones relevantes con AMLO. Durante el gobierno de Marcelo Ebrard, ella se desempeñó como titular del Instituto para la Atención de los Adultos Mayores, mientras que él se involucró en el proyecto de la Línea 12 del Metro.

Rodríguez –periodista graduada en la Escuela Carlos Septién y reportera de La Afición y La Jornada– estuvo encargada de las coordinaciones territoriales para monitorear la incidencia delictiva en las 16 delegaciones políticas en el gobierno de López Obrador y coordinó el gabinete de seguridad en el primer tramo de sexenio de Marcelo Ebrard.

Experta en seguridad, pero sin conocimiento en los asuntos marítimos o el comercio en los puertos, la colaboradora de López Obrador tendrá que responder a las constantes quejas de navieros e investigadores, por la inseguridad rampante.

Apenas el pasado viernes 24, en vísperas de su nombramiento, una lancha intrusa atacó al buque Natalie (matrícula XCBM4) mientras regresaba al puerto Dos Bocas, Tabasco, luego de abastecer al Crystal Ocean. A medio camino, frente a las costas de Coatzacoalcos, Veracruz, ocurrió el incidente.

Reportes de la tripulación –contratada por la firma PM Offshore, asentada en Ciudad del Carmen– señalan que la incursión apenas duró 15 minutos y que debieron entregar relojes, billeteras, teléfonos celulares y equipos de respiración autónomos. No hubo heridos.

La interconexión ferroviaria entre los puertos de Coatzacoalcos y Salina Cruz, y la entrada en vigor del nuevo T-MEC obligan al reforzamiento de la seguridad de las embarcaciones, las plataformas petroleras y los almacenes de combustibles, tanto en el Istmo de Tehuantepec como en la Sonda de Campeche.

La Organización Marítima Internacional (OMI) no cuenta con reportes de recientes incidentes en instalaciones off shore, frente al Golfo de México. El evento más reciente ocurrió cuando tres bandoleros irrumpieron en la plataforma alfa del campo Cahua, ubicado en aguas someras, frente a las costas de Veracruz y Tabasco.

Efectos secundarios

ASCETISMOS. En la terna propuesta por el Ejecutivo federal para designar al nuevo titular del Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral, hay un preferido: Alfredo Domínguez Marrufo, y si el Senado de la República atiende las señales generadas desde Palacio Nacional –es decir, si Ricardo Monreal hace su chamba– el actual subsecretario del Trabajo será ungido el próximo miércoles, aunque comenzará sus nuevas encomiendas hasta el 1 de noviembre, conforme el nuevo calendario. La secretaria Luisa María Alcalde acumularía otra vacante... ¿o se quedará sin subsecretarios?

TALANTES. Excolaboradores de Enrique Peña Nieto confirmaron que en la campaña presidencial del 2012 no contaron con “asesores” foráneos ni hubo consultores extranjeros dentro del war room. Y es que –insisten– la campaña ya tenía un equipo consolidado: las encuestas quedaron a cargo de Nuño y Rodrigo Gallart; Lagunes implementaría la estrategia para difundir los spots en las redes sociales que había autorizado Ana María Olabuenaga y que habían producido Pedro Torres y Juan Carlos Limón. De la operación en tierra –al mando de Osorio Chong–, había múltiples responsables, entre quienes destacaban Rosario Robles y Gisela Rubach. Luego llegaría Jordi Segarra...

 

Alberto Aguirre

Periodista

Signos vitales

Periodista y columnista de El Economista, autor de Doña Perpetua: el poder y la opulencia de Elba Esther Gordillo. Elba Esther Gordillo contra la SEP.