El Marketing, sea de un producto, un servicio, una asociación, un artista, un partido político o un candidato a un puesto de elección popular, se rige por un principio: El concepto de posicionamiento. Por posicionamiento entendemos el lugar –la posición- que ocupa un producto, un servicio, un partido o un político, en la mente del comprador objetivo (target).  Para mantener el posicionamiento; o cambiarlo por no haber logrado penetrar en la mente de los consumidores; o conseguir, tratándose de un producto, servicio, o partido político nuevo en el mercado, un nicho en la mente de los clientes potenciales, se recurre a la publicidad. La labor de éstas será la de penetrar en el entendimiento del consumidor de productos, servicios, partidos o políticos para persuadir de sus beneficios y posicionarlos en la mente del público. Cosa nada fácil, dado que el cerebro de los consumidores, diariamente, es bombardeado por cientos de mensajes de todo tipo,

Por lo aquí expuesto, es obvio, que los partidos políticos y sus candidatos pretenden hacerse de una clientela en el mercado electoral, es decir posicionarse en la mente del votante, recurriendo a la publicidad. El problema de los partidos políticos mexicanos  conocidos, es que el posicionamiento que tienen ante un gran porcentaje del electorado es peor que el que Luisito Rey o Catalina Creel tienen entre los aficionados a las teleseries y a las telenovelas.

Para que la publicidad que busca un posicionamiento sea efectiva, tiene que hablarle al consumidor en términos de verdad. Es decir, primero saber que es lo que el probable cliente piensa, de lo que se le pretende vender. Si lo que publicitariamente se dice del partido y/o de sus candidatos, no coincide con el nicho que éstos ocupan en la cabeza, en el pensamiento, del consumidor electoral, el dinero gastado en publicidad resulta como el dinero invertido en lo que se pensaba sería el Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, dinero tirado a la basura.

Anunciar con eficacia y credibilidad la Alianza Va por México la que forman el PAN, el PRI y el PRD, está más difícil que un trabalenguas en alemán. Los tres partidos que constituyeron esta coalición, representan corrientes de opinión social y política diferentes, inclusive antípodas. Eso lo saben los votantes, toda la publicidad que haga la Alianza Tamalera –son de chile, de dulce y de manteca- será más falsa que el beso de una madrastra.

Lo más frecuente, en la publicidad de los institutos políticos y de sus aspirantes a cargos de elección, es caer en lo que se llama “posicionamiento unilateral”. Es decir, manifiestan en el contenido de sus anuncios lo que quisieran que el electorado pensara de ellos, lo cual, evidentemente, no corresponde a la manera en que los votantes los perciben. Inclusive, este tipo de publicidad, en algunos casos suele ser un insulto a la inteligencia del receptor del mensaje.

Los tres partidos mencionados, más el denominado Movimiento Ciudadano, han recurrido, en la elaboración de un porcentaje de sus mensajes, a lo que se designa “posicionarse reposicionando al líder”, que  en este caso es Morena. Es decir, mencionan errores cometidos por funcionarios salidos de Morena con la promesa que si votan por el partido que se anuncia, éste no caerá en esos errores. Expresan que el presidente no ha ejecutado lo que ofreció, ellos como diputados, gobernadores o alcaldes, cumplirán lo que prometen. Pero digan lo que digan ni sus familiares les creen. Y la publicidad que pagamos con dinero de nuestros impuestos resulta más cara que tener una amante en Dubai.

Frases fresas

No es la política la que hace a un candidato convertirse en ladrón. Es tu voto el que hace a un ladrón convertirse en político.

Todo político espera ser como Mickey Mouse, tan adorable que la gente olvide que es una rata.

Manuel Ajenjo

Escritor y guionista de televisión

El Privilegio de Opinar

Guionista de televisión mexicano. Conocido por haber hecho los libretos de programas como Ensalada de Locos, La carabina de Ambrosio, La Güereja y algo más, El privilegio de mandar, entre otros.

Lee más de este autor