Maquiavelo aconsejaba sobre los retos y las novedades políticas. También abordaba lo difícil que es acometer cambios trascendentes, porque la inercia está enraizada en las instituciones y en las mentes de las élites del poder.

El autor decía: No hay nada más difícil, ni tiene un éxito más dudoso, ni es tan peligroso de manejar que iniciar un nuevo orden de cosas .

Las presiones y las propuestas, todas interesadas en función de la representatividad de grupos, surgen y se hacen públicas. Esencialmente todos quieren llevar agua a sus molinos.

La visión de Estado es responsabilidad de los partidos políticos que la tienen que diseñar y ejecutar después de consensos. Un verdadero partido político se define por su responsabilidad frente a la sociedad.

Un peligro es que, ante la debilidad de los partidos políticos, el griterío de la población manipulada quiere sustituir la institucionalidad deliberativa convirtiendo la calle en asamblea.

Por ello, la necesidad de respuestas que llenen los vacíos legales. Y también para evitar que los poderes no elegidos democráticamente manden mucho más.

Hay algunas cuestiones que conviene destacar:

1. Seguridad y libertad. Es la vieja utopía, el sueño ilustrado del Estado-nación. En México su avance resulta casi inalcanzable por el clima de violencia que existe. La inseguridad es el problema número uno y ello vulnera la confianza de las instituciones y de manera importante la débil cohesión social. Crea miedo en la población y se opacan los valores nacionales.

Además, a un nivel de cálculo económico para invertir, que es la base del desarrollo económico y social, es necesaria la estabilidad política y la seguridad legal.

2. Crecimiento económico y desarrollo social. La única forma de absorber la mano de obra desempleada y que aumenta su saldo histórico es con reformas para hacer un modelo más competitivo que revierta el preocupante proceso de desindustrialización.

También realizar inversiones en infraestructuras por su efecto multiplicador.

Asociado a ello, ubicarnos en el contexto de la conformación de un mundo tripolar que se avecina sustentado por Estados Unidos, China e India.

Actualmente las exportaciones mexicanas hacia Estados Unidos han tenido un crecimiento muy bajo, menores a los niveles previos al 2000. China absorbió ese mercado. Y peor aún, China exporta a México 11 veces el volumen que México exporta a China, creando una asimetría de las más grandes del mundo.

3. Crecimiento demográfico. Somos muchos. Se necesita replantear la conveniencia de limitar su desarrollo, retomando políticas públicas decididas que en el pasado tuvieron éxito.

4. Reforma profunda al campo mexicano. De lo contrario, se pone en mayor riesgo la seguridad y soberanía alimentaria, además de que el próximo año compraremos más caro en el mercado internacional porque se acabarán los inventarios.

También porque ahí viven 26 millones de personas, de las cuales 80% es pobre y 16 millones viven en condiciones de pobreza extrema. Los jóvenes prefieren emigrar o ser presa de la delincuencia organizada.