Última de dos partes.

En la primera parte conocimos el caso de un lector a quien le robaron en total 145,000 pesos a través de su banca electrónica. Cayó en la técnica denominada phishing que está diseñada para robar nuestra información personal como claves y contraseñas, que después utilizan los delincuentes para disponer de nuestros recursos. Describimos ampliamente cómo funciona, a través de correos electrónicos o mensajes fraudulentos de texto, incluso mediante llamadas telefónicas.

¿Qué podemos hacer para protegernos del phishing? A continuación, damos algunos consejos importantes:

1. Nunca debemos dar clic en una liga que nos llega por correo electrónico o mensajes de texto. Debemos ir directamente a la página de internet del banco, tecleando la dirección en el explorador. Ésta es la única manera de garantizar que estamos ingresando al sitio genuino de nuestra institución financiera y no a uno fraudulento diseñado para robar nuestra información.

2. En caso de recibir un mensaje de texto o en redes sociales donde un banco nos pida llamar a cierto número telefónico, no lo hagamos. Llamemos mejor al número oficial (suele aparecer detrás de las tarjetas de débito o crédito) para confirmar la autenticidad de ese mensaje y tener la seguridad de que quien nos está contestando es en realidad un empleado bancario.

3. En caso de recibir una llamada donde nos dicen que nuestra tarjeta fue bloqueada por seguridad, también es mejor colgar y llamar inmediatamente a la institución financiera para verificar si efectivamente la tarjeta tiene algún problema y validar la información que se requiere.

4. Recordemos siempre: los bancos no nos envían correos en donde nos piden actuar de forma inmediata derivado de procesos de seguridad. Tampoco nos solicitan claves vía telefónica o a través del celular. Debemos tener esto claro y, en caso de duda, llamar directamente para verificar si lo que recibimos es real o no.

5. Tener contraseñas seguras, de más de ocho caracteres, que no sean palabras del diccionario y que incluyan letras mayúsculas, minúsculas y números. Increíblemente casi ningún banco permite combinar símbolos, pero de ser posible es importante incluirlos. Jamás debemos usar cumpleaños, fechas de aniversario, nombre de nuestros seres queridos o números telefónicos como contraseña. Además, nunca debemos repetir la misma contraseña en ningún servicio (de esta manera, en caso de que alguien la conozca, es única para ese sitio y no podrá ingresar a ningún otro con esa misma contraseña). Para ello vale la pena utilizar un software para almacenar de manera encriptada nuestras contraseñas, como por ejemplo, 1Password o LastPass, entre otros.

6. Nunca usar redes públicas wifi para ingresar a portales bancarios o incluso a cuentas en redes sociales, porque pueden ser no seguras: alguien más podría estar viendo nuestra información. En este caso, es mejor usar la propia red de la telefonía celular y utilizar además un VPN (red privada virtual). Vale la pena contratar este servicio que conlleva un costo relativamente bajo (hay muchos proveedores, es importante encontrar uno de calidad como ExpressVPN o NordVPN, entre otros).

7. Tengamos activos los servicios de alerta de nuestra institución financiera para podernos dar cuenta inmediatamente de si existe algún cargo sospechoso y tomar acción inmediata. Algunas aplicaciones bancarias hoy en día permiten bloquear nuestras tarjetas de débito y crédito. Es importante mantenerlas bloqueadas cuando no las estemos utilizando.

8. Al ingresar a portales bancarios y a sitios de compras en línea, es importantísimo verificar que en realidad estamos en un sitio seguro (aparece un candado de seguridad en el navegador), lo cual garantiza que la información viaja encriptada. Si no aparece, sabemos que no debemos hacer transacciones con información sensible. No obstante, conseguir un certificado de seguridad para una página de internet hoy en día es sumamente sencillo, por lo cual también debemos asegurarnos de que el portal o comercio sean realmente legítimos y tengan una buena reputación.

Suscríbete a https://PlaneaTusFinanzas.com y obtén de manera gratuita el minicurso Los Seis Pasos para Alcanzar tu Libertad Financiera.

Twitter: @planea_finanzas

[email protected]

Joan Lanzagorta

Coach en Finanzas Personales

Patrimonio

Ejecutivo de alto nivel en seguros y reaseguro con visión estratégica de negocio, alta capacidad de liderazgo, negociación y gerencia.

Además es columnista de Finanzas Personales en El Economista, Coach en Finanzas Personales y creador de la página planeatusfinanzas.com