En esta época del año todos hablan de intercambios. Muchos esperan dar y recibir regalos, descansar, pasar unos días en familia y tratar de desconectarse lo más posible del mundo laboral. Lo que no podemos ni debemos es olvidar que en enero nos encontraremos con un México lleno de retos.

El intercambio es un acto de libertad y voluntad. Eso necesita México, ciudadanos libres y responsables, capaces de exigir y vigilar para que el gobierno cumpla con su responsabilidad; dispuestos a comprometernos para hacer la parte que nos toca.

Siendo la vigencia del Estado de Derecho y la seguridad las ausencias más notables en México, propongo (para empezar) este intercambio para que ciudadanos y autoridades seamos corresponsables:

(1) Garantizar la certeza jurídica y la igualdad en la aplicación de la ley. La ley es de todos y para todos.

- Exijo que la ley me proteja y respete lo que es mío y que ningún policía, juez, político o delegado se aproveche de mí. Exijo leyes sencillas, no regulaciones que nadie entiende.

- Me comprometo a conocer mis derechos y a cumplir mis obligaciones, respetando el derecho ajeno para poder vivir en paz.

(2) Implementar y profesionalizar el sistema de procuración e impartición de justicia considerando la reforma penal constitucional.

- Exijo justicia de verdad, no sólo para unos sino para todos. Quien la hace la paga, no importa quién sea.

- Me comprometo a hablar con la verdad y a defenderla en cualquier circunstancia.

(3) Reforzar el diseño e impartición de programas educativos para promover la cultura de la legalidad entre los ciudadanos.

- Exijo leyes sencillas que sean para todos y trámites de un minuto para no caer en la mordida o el venga mañana .

- Me comprometo a no dar mordidas y hacer las cosas al pie de la letra.

(4) Crear un cuerpo policial único a nivel estatal.

- Exijo que la policía se convierta en la persona más respetada por la comunidad para generar confianza entre los ciudadanos.

- Me comprometo a conocer, respetar y celebrar a los policías de mi comunidad que tengan buen desempeño.

(5) Transformar el sistema penitenciario que permita la creación de un sistema real de readaptación y reintegración social.

- Exijo que las cárceles se vuelvan verdaderos centros de readaptación para dar oportunidad a que los presos se formen y reintegren.

- Me comprometo a ayudar a las familias de los presos.

Twitter: @armando_regil