El 3 de febrero del 2015, el Diario Oficial de la Federación publicó el decreto presidencial por el que se establece la Ventanilla Única Nacional para los Trámites e Información Gubernamental. Entonces surgió la obligación de interconectar a los sitios de Internet de toda la administración pública federal. La solución propuesta por la Coordinación Nacional para la Estrategia Digital, a cargo de Alejandra Lagunes, es la plataforma gob.mx, que de manera homologada y estandarizada integrará la información de los trámites gubernamentales y las plataformas de participación ciudadana.

Una primera etapa integró un catálogo nacional de trámites y servicios y las 18 secretaría que conforman el gabinete legal incluida la PGR migrarían al nuevo modelo de comunicación, al que paulatinamente se uniría el resto de las dependencias hasta completar las 278 del padrón de la administración pública federal.

Este esfuerzo implicó la capacitación de casi 2,000 funcionarios responsables del proceso de digitalización de los trámites, que abarca 15 categorías.

Ante la ralentización de la estrategia digital de la Presidencia de la República, las instituciones de la administración pública federal apuran el mejoramiento de sus sistemas de atención y contacto ciudadano.

El arribo de un nuevo equipo de comunicación al IMSS o la consolidación de informática y de redes sociales en el SAT y Pemex confirman la decisión de avanzar en los planes digitales, no obstante que la plataforma gob.mx pasara a la fase alfa, hace tres semanas.

En la fase beta del proyecto, las áreas hacendarias tuvieron mayor cumplimiento de las metas impuestas por la oficina de Alejandra Lagunes. El SAT, por ejemplo, logró la digitalización de más de 100,00 documentos. Y la SHCP, más de 70,000.

Las dependencias que no tenían que estar dentro de la versión alfa tampoco se sienten familiarizados con el nuevo modelo y han visto ralentizados sus procesos de migración de contenidos por la falta de presupuesto y capacidades tecnológicas.

Esos reportes son consistentes con las mediciones de las casas más reconocidas en las que queda constancia de que el SAT cuenta con el mayor número de visitantes únicos, entre los sitios gob.mx El top cinco lo completan: la SEP, el Infonavit, el IMSS y CFE. ¿Boicot a gob.mx? Paradójicamente, las dependencias integradas dentro del ramo de la protección del Medio Ambiente, que encabeza Rafael Pacchiano.

En promedio, los mexicanos pasan más minutos y visitan más páginas en sitios de gobierno que los usuarios en América Latina.

Según consta en el reporte Futuro Digital. México 2015 , de Comscore, al cierre del primer trimestre del 2015, se había registrado un crecimiento de 7%, respecto del año anterior, en el número de visitantes únicos a sitios de gobierno en México.

El crecimiento de la presencia de las entidades de gobierno en las plataformas digitales es rampante. Y lo mismo ocurre con la propaganda gubernamental: en el 2014, se registraron 1.6 millones de impresiones de anuncios display en México, más que American Express, Aeroméxico o las empresas de América Móvil.

La audiencia mexicana rebasa los 30 millones de usuarios de computadoras PC y laptops, pero los móviles (teléfonos inteligentes o tablets) toman un papel preponderante. En cualquier plataforma, el consumo de video se ha vuelto indispensable.

La tendencia es volcar los spots gubernamentales a las redes sociales. Los promotores de la estrategia digital del gobierno peñista buscan ir más allá de los followers en Twitter e Instagram o los likes en Facebook. Saben que el engagement es la verdadera moneda de cambio, que lo valioso es generar conversaciones e interacciones.

Es inevitable. En México había 51.2 millones de usuarios de Internet, al cierre del 2014. De acuerdo al Índice Global We are Social, 94% de los usuarios de Internet en México está en Facebook, mientras que 62% publica en Twitter. Pero saberlo no necesariamente se traduce en practicarlo. Y a juzgar por las decisiones del pautado de la propaganda gubernamental online, criterios comerciales supeditan las necesidades de mejorar la entrega y el efecto de las campañas. Volcada hacia los medios complementarios , la propaganda gubernamental ahora enriquece a blogueros y otros difusores de contenidos digitales, como antes ocurrió con muchos líderes de opinión sobre todo al final del sexenio calderonista que habilitaron espacios digitales, al margen de los medios tradicionales.

La administración peñista, por el contrario, privilegia a los servicios de entretenimiento y los social media por encima de los generadores de contenidos editoriales, a quienes ha impuesto un cúmulo de requisitos para acceder a las pautas de la propaganda gubernamental, entre ellos una especie de certificación a su impacto digital y la contratación forzosa para las oficinas de comunicación de ciertos agentes autorizados para revender espacios en Facebook y YouTube sobre los que existen sospechas entre publicistas y expertos en marketing digital, por su cercanía a Los Pinos. Entre esos agentes autorizados destacan TBO Publicidad, de Iván Ochoa, y Agavis Digital, de Aaron Fernández Medina.

Las primeras iniciativas para la gremialización de las plataformas surgieron este año con la formalización de Círculo Digital, en el que participan 16 portales multitemáticos que sumarían 55,00 visitantes únicos diarios y 1.8 millones de seguidores en sus cuentas de Twitter. Atraídos por el consumo del video digital, en una ruta completamente distinta, Animal Político se ha colocado en el centro de una iniciativa hemisférica para conjugar esfuerzos que generen contenidos de formato largo y alta calidad para sitios que promuevan el periodismo de investigación.

[email protected]