Varias instituciones han revisado a la baja sus pronósticos de crecimiento para el país y el consenso lo sitúa actualmente en alrededor de 1.5 por ciento.

En estos últimos meses varias instituciones, como son empresas financieras nacionales, el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe e inclusive la propia Secretaría de Hacienda, han revisado a la baja sus pronósticos del crecimiento económico de México para este año y el consenso lo sitúa actualmente en alrededor de 1.5 por ciento. Esta revisión a la baja enfrentó incluso al presidente López Obrador (quien siempre tiene sus propios datos) con su Secretaría de Hacienda, afirmando que la economía sí crecería este año 2% y hasta estaba dispuesto a apostar.

La semana pasada, el secretario de Hacienda señaló que la economía sí podría estar creciendo a 4% al final del sexenio e indicó que pronosticar lo que sucederá dentro de cinco años es una adivinanza, con lo cual coincido plenamente. Para sustentarlo, algunos apuntes:

• Los economistas pronosticamos con 4 decimales para mostrar que tenemos sentido del humor.

• ¿Cómo se distingue un anciano con Alzheimer de un economista? El economista tiene una calculadora.

• ¿Cómo sabes que un economista está mintiendo? Sus labios se mueven.

• La economía es el único campo del conocimiento donde dos individuos pueden compartir el premio Nobel por postular exactamente lo contrario.

• Un economista es un profesionista entrenado para adivinar mal sobre la economía. Un econometrista, además, usa computadoras para adivinar mal sobre la economía.

• Un modelo econométrico tiene el mismo poder de pronosticar atinadamente que el dedo índice ensalivado expuesto al viento.

• La economía es la dolorosa elaboración de lo obvio.

• Un economista es alguien que no sabe de qué está hablando, pero tiene la habilidad de hacerte sentir que es tu culpa.

• Para un economista, la vida real es solamente un caso especial.

• Si la realidad no se ajusta a la teoría, un economista descarta la realidad.

• Los economistas han pronosticado correctamente nueve de las últimas cinco recesiones.

• Dios inventó la astrología para que la economía fuese una ciencia exacta. También, para que los pronosticadores del clima se vieran bien.

• Todos los modelos económicos están mal, pero algunos son más útiles.

• Si torturas suficientemente los datos, a la larga van a confesar.

• Cuando un economista dice que hay señales mixtas, lo que realmente quiere decir es que la teoría dice una cosa y los datos otra.

• Para no sentirse mal, hay dos cosas que no hay que ver mientras se elaboran: las salchichas y los pronósticos en economía.

• Un economista es un experto que sabrá mañana que lo que predijo ayer estaba mal.

• Primera ley de los economistas: “por cada economista hay otro igual pero opuesto”. Segunda ley: “los dos están equivocados”.

• Un economista es quien se hace rico explicando a los demás por qué son pobres.

• Los economistas no responden las preguntas porque sepan las respuestas correctas, lo hacen porque alguien les paga.

• Pronosticar el crecimiento es como manejar un automóvil con los ojos vendados y recibiendo instrucciones de un acompañante que está viendo hacia atrás.

[email protected]

Isaac Katz

Economista y profesor

Punto de vista

Profesor de Economía, ITAM. Caballero de la Orden Nacional del Mérito de la República Francesa. Medalla al Mérito Profesional, Ex-ITAM.