El rol que juegan las tecnologías digitales en nuestra vida es increíble. Difícilmente pasa un día en el que no tengamos interacción con algún servicio ofrecido de forma digital por medio de esta plataforma. No obstante, según los servicios de Internet han evolucionado también lo han hecho las modalidades de violar la ley por medio de plataformas digitales. Incluyendo entre estas faltas, numerosas violaciones a los derechos humanos de una persona simplemente porque el crimen fue cometido en el ciberespacio.

Ante esta necesidad, el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas decidió emitir una resolución que aclarara qué derechos humanos poseen los usuarios de Internet y reconociera los beneficios para una persona al estar conectado. A continuación, de forma resumida, algunos de los principales artículos de esta resolución: que todos los derechos humanos que posee una persona sean válidos independientemente de la localidad geográfica o medio de expresión, incluyendo el Internet.

Se reconoce que el crecimiento del Internet es uno de los principales impulsores del desarrollo y ha sido identificado como uno de los objetivos de desarrollo sostenible establecidos por la Organización de las Naciones Unidas. Se solicita a los estados cooperación internacional en la promoción del desarrollo de los medios de comunicaciones que dependen de las tecnologías de información.

Afirma que la educación de calidad juega un papel protagónico en el desarrollo de las naciones, por lo que se pide a las naciones promover el alfabetismo digital y facilitar el acceso a Internet como parte del derecho de las personas a la educación.

Afirma la importancia de implementar un acercamiento basado en la protección de los derechos humanos al solicitarle a los estados la expansión de la disponibilidad al acceso a Internet para reducir las diversas brechas digitales existentes.

Se pide a los estados cooperar en la eliminación de una brecha digital basada en el género de los individuos. Se debe promover el empoderamiento de la mujer como miembro con iguales derechos que el hombre en la sociedad. Solicita a los estados implementar medidas que permitan a personas con impedimentos físicos ser parte del diseño, desarrollo, producción y distribución de tecnologías de información. Sobre todo, en aquellas tecnologías que son accesibles a personas con algún tipo de discapacidad.

Se solicita a los estados atender los peligros de seguridad que podrían surgir del Internet de acuerdo con las obligaciones en derechos humanos que tienen las naciones como, por ejemplo, libertad de expresión, privacidad, libertad de asociación e instituciones transparentes, entre otras.

Condenar todas las violaciones y abusos en contra de los derechos humanos como, por ejemplo, la tortura, asesinatos extrajudiciales, detenciones arbitrarias, violencia de género y cualquier otro atentado en contra de la dignidad humana por el solo hecho de ejercer sus derechos, como la libertad de expresión a través del Internet.

Condena cualquier intento de prevenir o bloquear el acceso o diseminación de información por medios digitales o el uso del Internet para promover la violencia. Destaca la importancia de combatir la difusión del odio, discriminación y violencia vía Internet por medio de la promoción de la tolerancia y el diálogo.

Llama a los estados a considerar formular políticas públicas de forma transparente que tengan como objetivo el acceso universal a Internet. Decide continuar considerando formas en las que el Internet puede incrementar la transparencia y participación de la sociedad civil en el desarrollo de la comunidad.

Todos los apartados anteriores parecen ser parte de una agenda de gobierno progresista y defensora de los derechos humanos. Esta aseveración deberá ser cierta en localidades donde el progresismo signifique algo positivo, porque de los países de America Latina autodenominados progresistas votando por esta resolución sobresalen Bolivia, Cuba, Ecuador y Venezuela. Todos por votarle en contra.

*Director para América Latina y el Caribe de 5G Americas.