De acuerdo con la información proporcionada por el Comité Nacional para el Desarrollo Sustentable de la Caña de Azúcar (Conadesuca), desde el inicio de la zafra 2011/2012 a principios de noviembre del año anterior y hasta el avance a la semana 18 (del 22 al 28 de enero del 2012), se ha observado un rezago importante en la producción de azúcar, respecto del mismo periodo de la zafra anterior.

Al respecto, cabe mencionar que un ciclo azucarero comprende el periodo del 1 de octubre de un año al 30 de septiembre del año siguiente. Así, en México los registros de producción y avance de la zafra por lo general empiezan en la semana cinco o seis, que representan las primeras semanas de noviembre que marcan normalmente el inicio de la zafra en México, pero a partir de entonces se tienen reportes semanales.

En los datos disponibles se observa que la producción nacional del dulce semana tras semana reduce la brecha respecto de la zafra 2010/11. En particular, mientras al principio de la temporada de corte se tenía un retraso cercano a 80% en la producción respecto del periodo homólogo anterior, en la primera semana de enero el diferencial se ubicó en 23.5% y seis semanas después fue de sólo 11.7% respecto de la misma semana del año anterior.

Es importante mencionar que el Conadesuca tenía programado un avance de producción de azúcar de 1.82 millones de toneladas a esta fecha, pero sólo se obtuvieron 1.60 millones de toneladas. Esta evolución se relaciona con las malas condiciones climáticas, en particular a la presencia de heladas en algunas de las principales zonas productoras, como Veracruz.

Hacia adelante, la buena noticia es que la superficie destinada a la producción de caña de azúcar se incrementó en la actual zafra en 7.1% respecto del ciclo anterior.

Por ello, se espera que a pesar de que los rendimientos disminuyan en estados como Veracruz, Tamaulipas y San Luis Potosí, la situación se pueda revertir en caso de contar con mejores condiciones climáticas en lo que resta del ciclo. De esta forma, se lograría alcanzar una producción de 5.3 millones de toneladas al final de la zafra. Ojalá así sea.

*José Ramón Ojeda Ledesma es especialista de la Subdirección de Evaluación de Programas de FIRA. La opinión es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]