La producción potencial de cocaína en el mundo fue de 785 toneladas métricas en el 2011 y, de ellas, 195 correspondieron a Colombia, 265 a Bolivia y 325 a Perú, que se convierte en el más importante productor de los tres países, según la Oficina para el Control de Drogas del gobierno de Estados Unidos.

De acuerdo con esta versión, la producción colombiana se redujo 25%, al pasar de 300 toneladas en el 2010 a 195 en el 2011. No es el dato de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC, por su sigla en inglés), que sostiene que sólo bajó 1.4%, al pasar de 350 toneladas métricas en el 2010 a 345 en el 2011.

Las dos instancias coinciden en que bajó la producción de Colombia, pero los montos difieren radicalmente. Primero se conocieron las cifras de la UNODC y una semana después las del gobierno estadounidense. Hay un real enfrentamiento entre estas dos dependencias, como indica la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos.

La UNODC, con sus números, diría que el Plan Colombia no ha sido tan exitoso como se pregona y el gobierno de Estado Unidos, que lo ha financiado, aseguraría que sí. Las únicas instituciones que a nivel mundial ofrecen estimados de producción son estas dos instancias y es evidente que existe discrepancia entre ellas.

El área de cultivo de la coca, que sólo se produce en la región andina, era de 160,000 hectáreas en el 2010, según la UNODC. La superficie cultivada en Colombia fue de 64,000 hectáreas en el 2011, la de Perú 60,000 en el 2009 y la de Bolivia 31,000 en el 2010, de acuerdo con esta misma fuente.

Los especialistas coinciden en que por mejoras tecnológicas que han adoptado los productores, ahora se obtiene más hojas de coca por hectárea cultivada que años atrás, y también que por innovaciones en el procesamiento, ahora se obtiene más pasta de cocaína con menos hojas de coca.

En los últimos años ha habido un cambio relevante en el destino final de la cocaína. En 1998, el mercado de Estados Unidos consumía 267 toneladas y el de Europa sólo 63 toneladas, pero 10 años después, en el 2008, el primero consumía 165 toneladas y el segundo 124 toneladas.

Hay especialistas que estiman que para el 2012 se consumirá prácticamente la misma cantidad de toneladas en ambos sitios y que podría rondar entre las 150 y las 160 toneladas. Las estadísticas dan cuenta de que mientras se reduce el nivel de consumidores en Estados Unidos, crece el de Europa.

La cocaína que va a Europa se trasiega de manera directa desde América del Sur, vía Venezuela y Brasil, pero cerca de 90% de las 160 toneladas que todavía consume el mercado de Estados Unidos seguirá pasando por México. Su condición de frontera lo hace paso obligado. Lo demás son sólo discursos.

Twitter: @RubenAguilar