La oferta política está por los suelos, la malograda 4T hace cada vez más agua, la ineficiencia e inexperiencia de su gobierno, su irracional y autoritario proyecto, la pésima estrategia económica, así como las ocurrencias de su vocero mañanero la hacen insostenible...

La pandemia del SARS-CoV-2 no solo desnudó al herido sistema de salud y al gobierno federal, hizo lo propio con los partidos políticos, reafirmó lo que ya todos sabíamos, que no sirven para nada. Verdaderas mafias del poder se han enquistado en todos ellos.

Las campañas políticas del proceso electoral 2021 han sido por demás absurdas, candidatos bailando medio desnudos, consignas del pasado, promesas electorales que van desde implantes mamarios, hasta autos eléctricos.

La oferta política está por los suelos, la malograda 4T hace cada vez más agua, la ineficiencia e inexperiencia de su gobierno, su irracional y autoritario proyecto, la pésima estrategia económica, así como las ocurrencias de su vocero mañanero la hacen insostenible. AMLO es su mejor activo y su principal lastre. 

Del otro lado de la oposición, no cantan malas rancheras, la alianza PAN-PRI-PRD postuló candidatos impresentables, puro cascajo. En la búsqueda de unos cuantos puntos electorales, el PAN decidió cargar con el desprestigio del PRD y del PRI, partidos en peligro de extinción. Destaca el esquirol Dante Delgado con su partido Movimiento Ciudadano, que en una estrategia mezquina decidió quitarle votos a la oposición a cambio de Nuevo León.

Es de llamar la atención el caso de Samuel García, candidato a Gobernador de Movimiento Ciudadano en Nuevo León, quien sin agenda política ni discurso estructurado arrasa en Nuevo León.

En fin, AMLO nos tiene donde él quería, un país dividido, polarizado y pobre; sin crecimiento económico y agotado por la pandemia, donde la esperanza se cotiza más y la dadiva sabe a futuro; el presidente confía en que las becas y las ayudas económicas serán suficientes a refrendar su gobierno.

En contraste, la apuesta del sabio Andrés de ubicar a la vacuna contra el Covid-19 como su principal activo de campaña no funcionó. La campaña de vacunación ni ha sido tan prolífica en cantidades, ni tan poderosa en convencimiento; muchos meses de espera, miles de familiares muertos y contagiados, así como largas horas de espera para recibir “las vacunas del aire de la esperanza” son agravios que la sociedad no le perdona. 

Querido lector, entre estas inútiles campañas en cuatro domingos usted tendrá que votar para ponerle contrapesos a AMLO y su 4T o, dejarlo que se vaya como gorda en tobogán los próximos tres años de su gobierno; tope donde tope. Usted tiene la última y sabia palabra, hasta la próxima.

Twitter: @ErosalesA

Eliseo Rosales Ávalos

Abogado

Los mismos de siempre

Politólogo y abogado, académico, columnista, presidente de ciudadanos sin partido y orgulloso mexicano.

Lee más de este autor