Presuntamente con la aprobación en el Congreso de la Ley Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de Particulares se salvaguarda este derecho fundamental de los individuos.

Por lo menos ésa es la posición del Instituto Federal de Acceso a la Información (IFAI), que preside Jacqueline Peschard Mariscal.

Para el IFAI, la ley aprobada es un instrumento que otorga a los mexicanos seguridad y certeza de que su información personal -incluida la más íntima- quedará debidamente resguardada.

Adicionalmente -sostiene el organismo- dota al Estado de los elementos necesarios para sancionar ilícitos y abusos en el manejo de los datos de las personas.

Desde el punto de vista del IFAI, la ley responde a estándares internacionales de seguridad que otorgan mayor certidumbre jurídica a la inversión extranjera y, por tanto, coadyuvarán a elevar la competitividad.

Los razonamientos del IFAI son intachables. Teóricamente, los datos personales estarán mejor protegidos.

Pero, frente a los numerosos casos que se han conocido desde hace tiempo y recientemente sobre la venta clandestina de bases de datos, qué tan real es que la ley garantice el derecho a la privacidad de los ciudadanos.

¿Será que tendremos una ley de vanguardia y un ejercicio de la misma de país tercermundista?

Porque está visto que la delincuencia organizada siempre va un paso adelante de las autoridades.

El caso de las bases de datos que presuntamente se venden en Tepito así lo demuestra; de acuerdo con versiones periodísticas, hasta algunos miembros de corporaciones policiacas habrían reconocido que hicieron una vaquita para reunir fondos y comprar los datos que les permitan combatir la delincuencia.

A ese absurdo mayúsculo se ha llegado en México.

Y más importante, qué tan eficaz será la nueva ley para evitar el acceso a la información individual por parte del crimen organizado. Claro, son preguntas.

Nueva ley de competencia, a punto

Lo más probable es que antes de que termine la semana se aprueben las reformas a la Ley Federal de Competencia Económica.

Todo indica que la iniciativa que envió el Ejecutivo federal será modificada con las aportaciones del PAN y PRD que han mantenido una línea muy cercana a lo que propone el presidente Felipe Calderón.

En el gobierno -se lo he informado en este espacio- confían en que, en virtud de que fue logrado un consenso previo, será aprobada sin mayores cambios ni problemas.

Para el experto en competencia económica -con doctorado en Economía por Oxford-, y profesor de Economía de la Regulación del ITAM, Víctor Pavón-Villamayor, la iniciativa del Ejecutivo federal pretende incidir sobre la conducta anticompetitiva de los agentes económicos al incrementar las sanciones económicas e incorporar las sanciones penales. Sin embargo, -dice- la iniciativa parece olvidar que un sistema de sanciones verdaderamente efectivo es, ante todo, integral.

Esto es, un sistema de sanciones que efectivamente incide sobre la conducta anticompetitiva de los agentes económicos comprende distintas líneas de acción y no nada más la instauración de sanciones directas.

Pavón-Villamayor refiere que en octubre del año pasado la Office of Fair Trading del Reino Unido dio a conocer la Evaluación de los Regímenes de Sanciones .

En ella se concluye, entre otras cosas, que un sistema de sanciones efectivo depende más que de sanciones directas, como mayores multas a las empresas, sino también del uso de otros instrumentos de la política de competencia como: la posibilidad de ejercer demandas por daños y perjuicios en materia de competencia.

Desde el punto de vista del experto, México debe moverse más rápido para ir más allá de lo que actualmente se discute en el Congreso.

Es fundamental que el artículo 38 de la actual ley de competencia se vuelva más operativo, ya que el ejercicio de demandas privadas por daños y perjuicios en competencia económica es uno de los factores claves para tener un sistema de sanciones más integral y, por ende, más efectivo.

CUENTOS VERAS

La secretaria de Turismo, Gloria Guevara, evalúa si se mantiene o no la campaña publicitaria de promoción del turismo hacia México, denominada Vive México. Muy probablemente decida convocar a un concurso nacional para definir un lema. Su intención es superar los recursos económicos y el ingreso de turistas registrados en el 2008. A ver.