Marcada por su vocación familiar -su padre es un reconocido maestro universitario, exprocurador de justicia en el DF-, María del Carmen Alanís escogió las trincheras electorales para hacer carrera y destino. Sufragista, antes que feminista, en el 2011 sufrió los embates de un grupúsculo de abogados panistas que buscaban hacerse del control del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación y que, usando el aparato de inteligencia del gobierno federal, quebrantaron en su privacidad para exhibir su estilo de hacer política.

La mezquindad se impuso. Y Alanís se vio forzada a dejar la Presidencia del tribunal electoral en medio de severos cuestionamientos sobre su imparcialidad. Afuera, muy pocos se atrevieron a defenderla...

A las mujeres ha tocado cargar con las inequidades de la discriminación y la ignorancia , dijo antier la magistrada ante el presidente Enrique Peña Nieto, quien le entregó el premio la Mujer del Año 2012. 

A los aparatos que toman decisiones les ha faltado sensibilidad frente a los problemas de las mujeres , decía.

El vestíbulo del Museo de Antropología resultó un espacio incómodo para los invitados que llegaron después de las 18:00 horas a atestiguar la ceremonia conmemorativa de entrega de la medalla tradicional, el anillo Celebrations y la presea que por sexto año patrocina Tiffany México.

En el presídium estaban la ministra Olga Sánchez Cordero, la arquitecta Sara Topelson y la maestra Yoloxóchitl Bustamante, integrantes del selecto club al que ahora pertenece la magistrada Alanís Figueroa. Además, María de los Ángeles Moreno y Beatriz Paredes, ambas expresidentas del CEN del PRI, para quienes esta ceremonia resultó doblemente gratificante, así como para muchas priístas que se han sentido marginadas, en el inicio de la administración federal. Muchas diatribas -lo saben bien en Los Pinos- se han vertido en las últimas semanas contra Rosario Robles, la lideresa izquierdista que ayer cumplió 48 horas como Secretaria de Desarrollo Social y a la que, sin escamotearle méritos y políticos, fustigan por su cercanía con el peñismo.

Atrás quedó el amargo trance por el intento de desaparecer el Instituto Nacional de las Mujeres -que de todas formas quedó congelado, al igual que la minuta de la Cámara de Diputados sobre la reformada Ley Orgánica de la Administración Pública Federal- y ahora, la critican por la adaptación del programa Hambre Cero que aplicó el gobierno de Lula Da Silva en Brasil.

En las semanas previas a la inauguración de este sexenio, la expresidenta del PRD trabajó con denuedo en la elaboración de un programa que trascendiera el paradigma salinista de combate a la pobreza, no obstante que incluso buscó ayuda del creador del Pronasol, Carlos Rojas Gutiérrez.

Aunque las políticas públicas para atender a las mujeres quedaran fuera de la esfera de su competencia, Robles sabe que la cara dominante de la pobreza en México es femenina; que actualmente resulta crucial ampliar los derechos reproductivos de las mujeres -no sólo el acceso a los anticonceptivos, sino también la provisión de cuidados de calidad, en términos de salud reproductiva, y servicios de aborto seguro.

Poner a las mujeres primero también significa que su educación se vuelva una prioridad para el Estado mexicano. Y también, que el desarrollo infantil, sobre todo en la etapa temprana de los niños, tome impulso e importancia. Mujeres y niños deben ser prioridad en la administración peñista. Toca a Rosario Robles y Angélica Rivera de Peña Nieto que así ocurra. 

EFECTOS SECUNDARIOS

ARREGLADOS. Alejados del resto de los comensales que la noche del pasado lunes cenaban en el grill del lujoso hotel que se ubica a un costado de la glorieta de la Diana Cazadora, Ernesto Cordero y Emilio Gamboa sostenían una reunión. Habían esperado para ordenar la cena; mientras, habían saludado a Beatriz Paredes Rangel. Una hora después apareció Luis Miguel Barbosa, quien justificó su retraso, diciendo que había tenido una reunión de alto nivel con Jesús Zambrano, Guadalupe Acosta Naranjo, Carlos Navarrete y Mario Delgado. A partir de ese momento, comenzó la negociación final que permitió a Jesús Murillo Karam convertirse ayer mismo en el Procurador General de la República.

AMISTOSO. En la oficina de comunicación social de la Secretaría de Educación Pública mejor hacen promoción del exsecretario José Ángel Córdova Villalobos, que del nuevo titular, Emilio Chuayffet Chemor. Ayer, todavía difundían la información sobre la entrega de la medalla que acredita como miembro de la Academia Nacional de Medicina de Francia, al ginecólogo guanajuatense, quien recibió el galardón de manos de la embajadora de Francia en México, Elisabeth Beton Delègue. La representante del gobierno de Francois Hollande hizo votos porque continúe el trabajo conjunto entre ambas naciones, principalmente en el tratamiento de las enfermedades crónicas y de salud pública.

¿LICENCIADO? Muy temprano, en la mañana del último día de noviembre, se le vio, en la zona de hoteles del Polanco. Beto Castillejos, diputado verde y presidente de la Comisión de Gobernación del Congreso del Estado de México, más tarde sería presentado como nuevo Consejero Jurídico de Los Pinos. Nadie duda de sus méritos profesionales o partidistas; el problema es que rindió protesta a su cargo sin haber tramitado licencia a su cargo de elección popular. ¿Y dónde queda aquello de jurar cumplir y hacer cumplir la ley ?