Era de esperarse que por más promesas que haya de cobertura universal en salud y medicamentos gratuitos para todos, la propuesta de presupuesto de gasto 2021 para el sector no venga con la fuerza que se necesita. Simplemente porque no hay de donde estirar los recursos, y lo que se está haciendo es más bien pasar de una bolsa a la otra aparentando aumentos.

En el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF), la Secretaría de Hacienda habla de que para Salud (ramo 12) en 2021 habrá 145,415 millones. Si se considera que en el 2020 se destinaron 133,246.2 de pesos a ese ramo, el aumento presupuestal es superior a 12,000 millones de pesos, un aumento nominal de 9.1%.

Pero lo que no dice la SHCP con toda claridad es que en este presupuesto se está agregando lo tomado del Fondo de Protección para Gastos Catastróficos (FPGC). Serán hasta 33,000 millones de pesos que el Insabi instruirá para enviar a más tardar el 1 de abril a la Tesorería de la Federación para ejercerlos -se entiende- como parte del presupuesto para el sector.

Y estos recursos ya los están incluyendo como parte del presupuesto 2021. Es decir, no es dinero adicional. Es dinero que se fue ahorrando de anteriores administraciones para garantizar la cobertura de enfermedades de alto costo, y que justamente son las que sufren pacientes que llevan un año con carencias e intermitencias en su terapia.

Entonces, si no consideramos esos 33,000 millones de pesos -porque no son adicionales-, el gasto público para salud tiene en los hechos una disminución. Si no se contabilizan estos 33,000 millones (si se los restamos a los 145,415 millones del ramo 12 en 2020), el presupuesto en salud sumaría 112,414 millones, que es una reducción como de 12 puntos porcentuales.

Pero además, la conclusión a la que se puede llegar es que no todo lo que se le quitará al FPGC (esos 33,000 millones) se irá para salud. Hay una parte que no sabemos a donde se irá. Es importante que se transparente hacia dónde irá la totalidad de lo que se había reservado para pacientes con enfermedades catastróficas. Sería bueno que las asociaciones de pacientes que están sufriendo sigan el hilo de esta madeja y quede claro hacia donde se dispersa lo del FPGC.

Aclarado eso, hay que decir que sí están buscando elevar lo destinado para comprar insumos en salud, incluidos medicamentos.

Para compra de terapias y demás insumos -de lo cual ya se está haciendo cargo la UNOPS- hay un incremento nominal de 10% respecto del 2020; el total asignado serán 90,572 millones de pesos.

Lo interesante es que de esa suma total, dos terceras partes las ejercerá el IMSS pues le tocarán 62,086.9 millones. Es mucho más de lo que ejerce anualmente el IMSS en este rubro que normalmente ronda entre 30,000 y 40,000 millones anuales, nos hace ver Enrique Martínez de INEFAM.

Y esto es extraño porque el organismo que firmó el convenio con UNOPS para la compra fue el Insabi que lleva Juan Ferrer. Lo lógico sería que al INSABI se le hubiera dado el mayor aumento de recursos para estas compras, pero no. Fue al IMSS.

Tal parece que Zoé Robledo fue el que más se movilizó y era de esperarse pues ahora maneja también los recursos de salud de Bienestar (antes Prospera), y se ve que peleó bien lo de la cobertura de trabajadores domésticos, población LGBT, estudiantes y demás segmentos poblacionales que le han ido pasando.

Una pregunta es ¿en qué renglón del presupuesto federal estará incluida la obligada inversión para la vacuna Covid19 el próximo año? Porque para ello se deberán dedicar varios miles de millones de pesos, sino es que decenas de miles... El PPEF indica que para el Programa de Vacunación 2021 se destinarán 2,154 millones de pesos, muy menor respecto de los casi 7,000 millones de pesos de gasto promedio anual dedicado al grupo terapéutico de vacunas entre 2012 y 2018, conforme INEFAM.

Twitter.com/MaribelRCoronel

[email protected]

Maribel Ramírez Coronel

Periodista en temas de economía y salud

Salud y Negocios

Comunicadora especializada en salud pública y en industria de la salud. Cursando la maestria en Administración en Sistemas de Salud en FCA de la UNAM.

Fundadora en 2004 de www.Plenilunia.com, concepto sobre salud femenina. Me apasiona investigar y reportar sobre salud, innovación, la industria relacionada a la ciencia, y encontrarle el enfoque de negocios con objetividad a cada tema.