Con un horizonte económico complicado, el ánimo no está en su mejor momento, y ya de hecho muchos expertos comienzan a ajustar sus pronósticos del PIB por debajo de 1 por ciento.

En este caso el pesimismo deriva de la falta de confianza que hay con respecto a la estrategia del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Tanto grandes como medianas y pequeñas empresas mantienen retraídas sus inversiones, variable que seguirá en terrenos negativos este 2020.

Es en ese contexto que se presentan los renovados bríos de inconformidad al interior del CCE contra el estilo de gestión de Carlos Salazar el ex de FEMSA.

Le comentaba de esta situación que el año pasado también se hizo patente. Ahora se cuestiona la falta de cumplimiento gubernamental en reglas previamente establecidas, amén de la parálisis de proyectos que generarían millonarias inversiones.

También hay dudas sobre los márgenes de maniobra para mantener finanzas públicas sanas, y no se diga de la viabilidad de los proyectos sexenales: Santa Lucía, Dos Bocas y el Tren Maya.

Salazar trae la encomienda de ser condescendiente en muchos de esos asuntos, para avanzar en aquellos que le interesan a la IP. Con el apoyo de Alfonso Romo en Presidencia, tendrían que verse ya resultados, pero el problema es que los logros hasta ahora no son claros.

De ahí que algunas cámaras comiencen a optar por realizar gestiones propias, para sacar con el gobierno federal asuntos que no necesariamente son del interés de las grandes empresas.

En otras palabras, en el CCE comenzarían a presentarse fisuras por la falta de representatividad de todos y porque el estilo de la dirigencia actual del organismo cúpula se visualiza como suave.

En el ámbito energético sigue adelante un proyecto estatizador con base en Pemex, de Octavio Romero, y CFE, de Manuel Bartlett, sin que se renueven las rondas de exploración en aguas profundas y las subastas eléctricas de largo plazo.

En febrero está por anunciarse el plan de inversión energético en donde participaría la IP. Sin embargo, no hay confianza en que se pueda revertir el actual estatus. Se acusa a Salazar de validar proyectos sin lograr a cambio mejores condiciones para el sector privado.

Según esto, en algunos organismos una tercera parte o inclusive la mitad de la membresía ha comenzado a presionar fuerte, sobre todo en el ámbito industrial para con Concamin, de Francisco Cervantes.

El 29 de enero hay una reunión de planeación estratégica en el CCE y no se descarta que ahí mismo se exija a Salazar endurecer su posición.

Así que regresa la presión en el CCE.

IP gestiona y suavizarían etiquetado

Más allá de lo que suceda mañana en la reunión del comité consultivo de la Dirección General de Normas de Alfonso Guati Rojo, el sector privado mantiene conversaciones paralelas con varias dependencias del gobierno, con el fin de mejorar el proyecto de etiquetado de alimentos y bebidas. Participan el CCE, de Carlos Salazar, Concamin, de Francisco Cervantes, CNA, de Bosco de la Vega, y ConMéxico, de Jaime Zabludovsky. Ya hasta se llegó con el presidente Andrés Manuel López Obrador y hay indicios para poder suavizar la idea original en más de un aspecto.

Casas Alatriste se retira de T-Systems

Luego de 15 años de ocupar el timón de T-Systems México, Federico Casas Alatriste dejará su cargo. El ejecutivo se retira por la puerta grande, ya que esa compañía líder en TI ha crecido aquí a un ritmo promedio de 16% desde el 2006. De hecho, para la multinacional alemana México es uno de sus puntales. El relevo será Alejandro López de la Peña, actual vicepresidente de Ventas y Mercadotecnia. De manera interina, Casas Alatriste se mantendrá como miembro del Comité Ejecutivo.

Alberto Aguilar

Periodista y Economista

Nombres, Nombres y... Nombres

Periodista y economista. 40 años de carrera. Fundador de Don Dinero.