Está muy cerca la fecha en la que los mexicanos tomaremos la decisión de quién será el presidente de México.

Más allá de los discursos de campaña, de las declaraciones y de los debates de los candidatos presidenciales, lo cierto es que la mayoría de los mexicanos conocemos poco acerca de cuáles son sus ofertas en materia económica. ¿Son viables?¿Qué impacto tendrán en las finanzas públicas?¿Qué efecto causarán en el sistema financiero?

El tercer y último debate tuvo algunos temas económicos, pero frente a las cámaras, los moderadores y el calor de la contienda electoral, lo cierto es que fue prácticamente insustancial en la materia. Así se lo comenté en este espacio.

Por eso, vale la pena, hacer un alto y reflexionar sobre lo que un grupo de expertos encontró al realizar un análisis ordenado y acotado.

Elevarán déficit y deuda

En función de sus promesas de campaña, en materia económica, cualquiera de los tres principales candidatos: Ricardo Anaya, Andrés Manuel López Obrador o José Antonio Meade, en caso de alcanzar la Presidencia de la República, llevarán a déficit las finanzas públicas.

Y Anaya y López Obrador aumentarían la deuda.

Y las consecuencias serían negativas para la economía nacional.

Aunque existe una promesa clara de los aspirantes presidenciales para no endeudar más al país, el análisis de sus propuestas muestra una falta de consistencia entre las promesas de gasto, su implicación en el manejo de finanzas públicas y no modificar el endeudamiento.

El diagnóstico es de la Fundación de Estudios Financieros  (Fundef, AC). Ésta es una institución sin fines de lucro, independiente e imparcial, que reside en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM).

El documento fue elaborado por Guillermo Zamarripa y Jorge Sánchez Tello, en la parte financiera y Felipe Meza (del ITAM), en la parte macroeconómica.

Consecuencias

Un mal comportamiento del gobierno al gastar más y endeudar más a México puede provocar impactos en los mercados financieros.

Por ejemplo, el aumento en tasas de interés, la reducción en la calificación crediticia, la restricción del crédito al sector privado y mayor volatilidad en variables como el tipo de cambio.

De cumplir sus ofertas de campaña, cualquiera de los tres,  llevarían a un escenario de déficit y en dos de ellos, además, con aumento en el endeudamiento.

Sin embargo, el trabajo de Fundef aclara que un mayor endeudamiento público no es negativo por sí mismo.

Pero un rápido crecimiento del cociente deuda sobre PIB, a partir del nivel actual, sí lo sería.

Encarecería el crédito futuro con el que México pueda financiar un déficit público.

Meade, disciplina fiscal

Entre los tres candidatos, hay una diferencia notable. Mientras que Anaya y López Obrador prometen reducir impuestos, Meade no ha prometido nada en ese sentido.

Este último estaría más cerca de poder cumplir con el objetivo de disciplina fiscal, aunque sus propuestas en materia social implicarían aumento en el gasto y como consecuencia también incurriría en déficit.

En los casos de Anaya y López Obrador es mucho más claro el escenario de mayor déficit y endeudamiento por sus promesas de campaña.

¿Reducir impuestos?

Anaya ha prometido reducir el IVA en frontera con Estados Unidos de 16 a 8% y eliminar el IEPS a gasolinas.

Mientras que López Obrador ha prometido reducir el IVA en frontera con Estados Unidos de 16 a 8% y reducir el ISR empresarial en frontera con EU de 30 a 20 por ciento.

Meade no ha prometido eliminar, ni reducir impuestos.

En los casos de Anaya y López Obrador tienen un fuerte sesgo hacia un mayor endeudamiento.

Meade se compromete a reducir la deuda pública lo que implica mantener un superávit primario del sector público, es decir, que sus ingresos sean mayores al gasto neto del costo financiero de la deuda.

Sin embargo, considerando sus ofertas en materia social y su abstención para reducir impuestos el sesgo es hacia mayor déficit, pero menor respecto al de Anaya y López Obrador.

Sin diagnóstico

Ninguno de los candidatos específica claramente el costo de sus promesas de campaña y los analistas no pudieron ser más precisos, pero sí identifican que las ofertas incrementarán el gasto público y sesgarían el balance hacia un mayor déficit público.

En sus conclusiones el trabajo destaca que en materia económica es sorprendente que en ninguno de los trabajos se muestra un diagnóstico detallado de dónde está la economía mexicana con sus muchas fortalezas y sus debilidades, de lo que está pasando en el mundo y hacia dónde debe ir nuestro país para lograr un mayor desarrollo.

Y respecto del Sistema Financiero como un sector más de la economía no hay un entendimiento ni una visión sectorial; como tampoco figura el sistema de pensiones de trabajadores del sector privado, aún y cuando es uno de los más importantes de tipo estructural; ni mencionan el ahorro interno, que tiene importancia fundamental para mantener el dinamismo del crédito al sector privado.

Grave

El tema más negativo que encontraron es el énfasis de las propuestas de López Obrador de mayor intervención del gobierno en el sector financiero; en particular la posibilidad de que las Siefores sean obligadas a invertir en la deuda para financiar inversiones de Pemex y CFE.

ATISBOS

APARTIDISTAS. Alejandro Ramírez, presidente del Consejo Mexicano de Negocios, asegura que ese gremio es apartidista; que no están obligados a hacer públicas las encuestas que solicita, y que no hay división entre sus integrantes.

Marco A. Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.