Todo indica que serán aprobadas las dos iniciativas de ley preferentes que envió el presidente Felipe Calderón a las cámaras de Senadores y Diputados: de contabilidad gubernamental y laboral.

En los últimos días se ha escuchado desde al presidente electo, Enrique Peña Nieto, hasta a los distintos representantes del PRI, PRD y PAN, con pronunciamientos en el sentido de que tales reformas van.

El jueves pasado, durante una mesa de discusión en el programa radiofónico Fórmula Financiera, los senadores del PRI, David Penchyna; del PAN, Salvador Vega, y del PRD, Mario Delgado, dijeron que están de acuerdo con aprobar la iniciativa de Ley General de Contabilidad Gubernamental porque permitirá transparentar el manejo del gasto, homogeneizar en un solo lenguaje los asientos contables de los estados y municipios y, eventualmente, transparentar sus deudas. Hay que recordar que esta iniciativa fue enviada y es revisada directamente en la Cámara de Senadores.

Por otra parte, también se pronunciaron en favor de la aprobación de la reforma laboral que revisa la Cámara de Diputados.

Hay que esperar a ver cómo viene de la colegisladora, dijeron, pero todos coincidieron en que es necesario aprobarla.

¿Reforma hacendaria? ¡Sí!

Y hasta se pronunciaron en favor de una iniciativa Hacendaria –que todavía no ha sido propuesta- que deje un solo impuesto a la renta, que no tenga agujeros ni trucos, que grave vía el consumo y elimine los regímenes especiales de tributación. Ésa es la perspectiva de David Penchyna.

Sobre la reforma hacendaria, Mario Delgado dijo que habría que partir por el gasto. No hay legitimidad –advirtió- para pedir a la ciudadanía que pague más impuestos, cuando se observan excesos en el gasto corriente.

Primero se tendría que ajustar el costo del gobierno; si hace falta dinero, el primero que se debe ajusta es el gobierno.

También se pronunció por la eliminación de los regímenes especiales.

Vega Casillas defendió al IETU porque, dijo, ha hecho que casi 450,000 contribuyentes que antes no pagaban sus impuestos lo hagan.

Coincidió con que la reforma debe buscar aumentar la recaudación porque México, comparado con las naciones que integran la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, está por debajo del promedio al registrar apenas 15% del PIB, cuando el promedio es de 20 por ciento .

IETU y banca de desarrollo, las diferencias

David Penchyna y Salvador Vega -además de en el tema del IETU, al que el Senador priísta calificó como engendro fiscal y Vega defendió- también difirieron en torno de la banca de desarrollo.

Para Penchyna,ésta ha caído en el absurdo al extender créditos mucho más caros que los que ofrece la banca comercial. Mencionó específicamente en su comparación a Banorte, que presuntamente ofrece crédito más baratos que la banca de desarrollo.

Vega dijo que la banca de desarrollo ha registrado notable crecimiento y ha sido un apoyo fundamental en momentos de crisis.

Respecto de la reforma laboral, los senadores coincidieron en que la aprobarían.

Penchyna dijo que se requiere una reforma en la que el único límite puesto sea no confundir el respeto a las organizaciones sindicales con la transparencia sindical.

Una reforma laboral se construye con los actores de la producción y el PRI buscaría no lanzar a los sindicatos a la calle para evitar un clima de ingobernabilidad; la gobernabilidad es precondición de la productividad.

La idea, apuntó Penchyna, es sacar las dos iniciativas de ley preferentes de Felipe Calderón; somos responsables y queremos ver hacia delante.

Mario Delgado comentó que el PRD siempre ha privilegiado la defensa de los derechos de los trabajadores, pero también está en favor de la transparencia en los sindicatos.

En la que, de plano, parece que no hay ningún desacuerdo es en la iniciativa preferente de Ley General de Contabilidad Gubernamental.

Salvador Vega afirma que permitirá transparentar el uso de los recursos y ayudará a evitar la discrecionalidad en el manejo de la deuda de estados y municipios.

Penchyna advierte sobre la necesidad de hacer una ley clara y precisa que incluya procesos de capacitación y de recursos mínimos suficientes para los diferentes órganos de gobierno con el fin de poner en vigor la ley.

Y Mario Delgado dijo que no resolverá el tema del sobreendeudamiento de los estados y municipios, pero servirá para tener información homogénea y, seguramente, llevará a ver que la deuda de estados podría activar alertas por su nivel de sobreendeudamiento.

Por lo que se ve, son más las coincidencias que las diferencias y se observa un ambiente de buena voluntad. Ojalá que esa ventana de oportunidad la aprovechen y se aprueben las reformas que necesita el país.

CUENTOS VERAS

Este miércoles podría estar listo el dictamen final de la Cofemer en torno del reglamento de la Ley de Asociaciones Público Privadas (APPs). Con ese dictamen final, se podrá turnar a la Consejería Jurídica de la Presidencia de la República para la firma del esperado reglamento. Las APPs tendrán el banderazo de arranque el próximo mes de octubre.

Twitter: @marco_mares

marcomares@eleconomista.com.mx