En febrero del 2010, en este mismo espacio, se comentó el acelerado crecimiento reportado por los precios internacionales de productos lácteos, mismo que alcanzó una variación anual de 51.8% en diciembre del 2009.

Asimismo, se hizo referencia de la importancia en el comercio mundial de lácteos de Nueva Zelanda (leche y lácteos 2009-2010, 2 de febrero del 2010).

Al respecto, de acuerdo con el índice de precios internacionales de productos lácteos publicado por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por su sigla en inglés), en abril del 2010, las cotizaciones de estos productos crecieron 9.0% con relación al mes inmediato anterior.

En otras palabras, el nivel de precios alcanzado en abril pasado representa un incremento anual de 74 por ciento.

Este aumento en los precios de productos lácteos puede explicarse por la reciente sequía que afectó la producción de forrajes para la alimentación animal en Nueva Zelanda, misma que limitó la producción de leche.

Derivado de lo anterior, se ajustaron las previsiones de la oferta exportable e inventarios finales de productos lácteos para el año comercial 2010.

Esto último particularmente en mantequilla, leche entera en polvo y leche descremada en polvo, en los cuales se prevé que los inventarios finales de dicho país presenten reducciones anuales que podrían ir desde 13.5 hasta 42.9%, para el ciclo comercial 2010.

Asimismo, es importante mencionar que prácticamente 100% de la producción de derivados lácteos en Nueva Zelanda, se orienta al mercado externo, por lo que cualquier cambio en su expectativa de producción e inventarios, se refleja en el mercado internacional de productos lácteos.

Cabe recordar que las exportaciones de Nueva Zelanda representan alrededor de 38.4% de la oferta exportable de productos lácteos a nivel global.

En particular, en el 2009, 18.9% de las importaciones mexicanas de leche entera en polvo provinieron de ese país, por lo que en los próximos meses se debe prestar especial atención a las estrategias comerciales y productivas que se adopten en la región.

*Lizbeth Uribe es especialista de la Dirección de Análisis Económico y Sectorial de FIRA. La opinión es responsabilidad del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]