El petróleo cotizó estable el martes, en medio de las preocupaciones sobre una desaceleración de la economía mundial que podría frenar la demanda y las expectativas de que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus aliados extenderán los recortes a la producción.

Los participantes del mercado también esperaban los datos de semanas de inventarios de crudo en Estados Unidos. El Instituto Americano del Petróleo dará a conocer más tarde, el martes, sus datos, mientras que el gobierno lo hará el miércoles.

Los futuros del crudo Brent cerraron sin cambios, a 62.29 dólares por barril. El crudo en Estados Unidos ganó 1 centavo, a 53.27 dólares.

El precio del Brent y del WTI ha bajado casi 20% desde su máximo del 2019 en abril, por encima de 75 dólares, presionado por una desaceleración económica que ha afecado la demanda.

La mezcla mexicana de exportación cayó 0.51% o 29 centavos a 57.04 dólares el barril.

Por su parte, la gasolina en Estados Unidos ganó 1.50% a 1.7563 dólares el galón.

La Administración de Información de Energía recortó su pronóstico de crecimiento para la demanda mundial de crudo en 160,000 barriles por día a 1.22 millones de barriles por día.

Pero el respaldo a los precios llegó del optimismo de que la OPEP y algunos productores aliados, entre ellos Rusia, un grupo conocido como OPEP+, extenderían un acuerdo de recorte de producción que comenzó a regir a principios de este año.

La OPEP+ se reunirá este mes o en julio para decidir si extiende el pacto.

Los comentarios de Rusia el lunes y los dichos de Arabia Saudita la semana pasada aumentaron las expectativas de que el acuerdo se renovará.