Ayer, la atención de los mercados estuvo enfocada en dos importantes acontecimientos en búsqueda de pistas sobre el futuro inmediato de la política monetaria. Por un lado, la Fed publicó las minutas de su más reciente reunión de política monetaria, llevada a cabo el 18 y 19 de junio.

Por el otro lado, el presidente de la Fed, Jerome Powell, compareció ante el Congreso de Estados Unidos como parte de la presentación del Reporte Semestral de Política Monetaria.

En el caso de las minutas, lo más destacable es que casi todos los miembros del Comité de Mercado Abierto coincidieron en que, a pesar de que la economía y el mercado laboral mantienen una expansión sólida, los indicadores adelantados más recientes muestran una debilidad marcada en las semanas previas a la reunión de política monetaria y que la probabilidad de escenarios menos alentadores aumentó de manera considerable.

Asimismo, las minutas confirmaron que dos miembros del FOMC votaron a favor de recortar la tasa argumentando que los persistentes niveles de inflación por debajo del objetivo de la Fed requieren una política monetaria más acomodaticia.

En cuanto al testimonio de Powell, éste era clave, porque se da justo después del reporte de empleo de junio donde los datos revirtieron la fuerte debilidad observada en mayo. La debilidad de los datos de mayo, en conjunto con la desaceleración a nivel global y la persistencia de tensiones comerciales, había alimentado la expectativa de recortes importantes en la tasa de interés por parte de la Fed.

En concreto, antes de la publicación de los datos de empleo de junio, el mercado estaba asignando una probabilidad mayor a 50% a que la Fed recortaría la tasa en por lo menos 0.75% durante la segunda mitad del año y aunque el escenario base es que lo haría con tres recortes sucesivos de 0.25%, el mercado asignaba una probabilidad de 30% a que el recorte en la reunión de julio podría ser de 0.50 por ciento.

Después de la fortaleza inesperada en el dato de empleo, el mercado comenzó a contar como escenario más probable el de únicamente dos recortes en la tasa de 0.25% cada uno. Lo más destacado de la intervención de Powell vino en la sesión de preguntas y respuestas, donde destacó que el sólido reporte de empleo no cambia las perspectivas con respecto a lo expresado en la reunión de política monetaria de junio.

Powell reiteró que la economía sostiene un paso sólido y que el mercado laboral goza de buena salud, mientras que la inflación debería poco a poco llegar a su objetivo. Sin embargo, Powell detalló que la incertidumbre generada por la política comercial de Estados Unidos y su impacto negativo sobre los niveles de inversión en conjunto con la desaceleración global podrían profundizar la desaceleración de la economía americana más allá de lo esperado.

Asimismo, Powell destacó que la inflación sigue sorprendiendo a la baja y que, a pesar de que el mercado laboral se encuentra en pleno empleo, los salarios mantienen un crecimiento muy moderado que no ha generado presiones inflacionarias. Esta postura de Powell va en línea con lo que expresamos el martes. Aunque la creación de empleo de junio fue mejor de lo esperada, un análisis más profundo de los datos revela señales de desaceleración tangibles que podrían profundizarse en la segunda mitad del año. Después de la intervención de Powell, el mercado reaccionó de manera inmediata, dando por hecho que la Fed recortará la tasa en 0.25% en julio y comenzando a descontar nuevamente la posibilidad de que la Fed baje las tasas hasta en tres ocasiones en lo que resta del año, provocando que los principales índices accionarios de Estados Unidos alcanzaran nuevos máximos históricos.

[email protected]

Joaquín López-Dóriga Ostolaza

Socio Director de Estructura Partners

Sin Fronteras

Desde 2009, el Sr. López-Dóriga es Socio Director de Estructura Partners, una consultoría especializada en fusiones y adquisiciones, así como en estructuración de operaciones de financiamiento vía deuda y capital.

Es egresado de la Licenciatura en Economía de la Universidad Iberoamericana, donde se graduó con mención honorifica y el promedio más alto de su generación, y cuenta con una Maestría en Economía de la London School of Economics, donde fue distinguido con la beca British Council Chevening Scholarship Award.