En el PAN, la democracia interna puede adoptar formas caprichosas.

Hace tres semanas, en la elección del candidato presidencial del PAN, pudo verse la maravilla de que 11,000 adherentes afiliados al partido en Tantoyuca, en la huasteca veracruzana, dieran su respaldo a Ernesto Cordero. Y apenas antier, en la sesión extraordinaria del Consejo Nacional del PAN en la que votaron los candidatos plurinominales al Senado de la República, la ausencia de 40 integrantes de ese órgano produjo una cascada de ajustes con tintes de relevo generacional.

Fueron 342 asistentes a una larga sesión de discursos, antes de las votaciones. En el presídium, la primera dama, Margarita Zavala Gómez del Campo, compartió la jornada con la candidata presidencial del blanquiazul, Josefina Vázquez Mota.

Gustavo Madero inició la ronda con un exhorto para elegir a los candidatos más fuertes, con gran liderazgo y con gran arraigo social . Y después, cada uno de los 30 aspirantes pudo tomar el micrófono para persuadir a los consejeros de anotar su nombre en la lista de 10 candidatos que debían entregarse, a modo de papeleta, a los escrutadores.

No es que allí fueran a convencerlos. La expresidenta del PAN-DF, Mariana Gómez del Campo, por ejemplo, realizó una gira que la llevó a 30 estados del país y tuvo contacto directo con más de 250 consejeros. La efectividad de su estrategia se reflejó en el número de votos que recibió (209), más que Roberto Gil Zuarth, exsecretario particular del presidente Felipe Calderón.

Además de su oratoria apasionada, el exsecretario de la Función Pública, Salvador Vega Casillas, llegó a la cúspide de la lista de senadores gracias a una campaña inteligente y a un video mensaje que distribuyó entre los consejeros.

Casualidad o coincidencia: las tres mujeres que más votos recibieron de los consejeros panistas -las capitalinas Gómez del Campo y Gabriela Cuevas Barron, así como la mexiquense Laura Angélica Rojas Hernández- tienen menos de 40 años y pasaron por Acción Juvenil, la organización que sirve para detectar y formar liderazgos dentro del PAN.

La lista de los aspirantes panistas al Senado de la República comenzó a prefigurarse a mediados de la semana pasada. En la última sesión del Comité Ejecutivo Nacional -el pasado martes- se aprobó la propuesta del jefe nacional, Gustavo Madero, de colocar en los lugares uno, cuatro y siete de la lista a Ernesto Cordero, Luisa María Calderón y Alonso Lujambio Irazábal. Un guiño al presidente Felipe Calderón, sin duda pero, en el caso del extitular de la SEP, además literalmente se trata de la esperanza en un milagro.

De acuerdo con los escenarios aceptados entre los principales liderazgos panistas, hasta 12 candidatos plurinominales podrían ingresar a la próxima bancada blanquiazul en la Cámara Alta. Era primordial, por lo tanto, obtener el mayor número de votos posibles entre los consejeros.

Gómez del Campo, Vega Casillas y Cuevas Barron se impusieron a dirigentes experimentados, como Arturo García Portillo, Juan Antonio García Villa o Herbert Taylor, y a poderosos líderes como el expresidente nacional, César Nava, o la exsecretaria de Desarrollo Social, Ana Teresa Aranda. Muy pocos les creyeron y quedaron, junto con Luis Felipe Bravo Mena, en la franja de riesgo, después del lugar 10 de la lista. Ya ni qué decir de Francisco Ramírez Acuña o Jorge Manzanera, sin posibilidad de llegar al Senado por la vía plurinominal.

Es el inicio del poscalderonismo, Germán Martínez dixit. Una era donde las mujeres serán las dominantes.

Por lo demás, a golpe de votos, el panismo de base se impone a la nomenclatura azul y se materializa una nueva generación de líderes panistas.

EFECTOS SECUNDARIOS

DESIGNADOS. En su sesión de media semana, el CEN del PAN completó la integración de las fórmulas de candidatos a diputados federales que competirán en distritos de 13 estados de la República que habían sido reservados para designaciones directas, a servidores públicos, funcionarios partidistas y líderes sociales que no tienen militancia partidista. Entre ellos destacan: el empresario constructor Jesús Manuel Pendones, quien ya fue alcalde de Nuevo Casas Grandes Chihuahua y quien fue invitado por el PAN para ser su candidato en el Distrito 7, de Ciudad Cuauhtémoc; el dirigente campesino y expriísta José Luis González Aguilera, quien competirá por el Distrito 8 de Morelia; la lideresa ecologista Rosario Martínez Gutiérrez, quien irá en el Distrito 3, de Cuautla, y al experredista Moisés Dagdug Lützow le ofreció ser titular de la primera fórmula de candidatos al Senado de la República en Tabasco. Este empresario -dedicado a la radiodifusión y a la promoción turística- algún tiempo fue consuegro de Andrés Manuel López Obrador.

AJUSTES. A mediados de esta semana concluirá la mudanza en Radiopolis, adonde llega Juan Ignacio Reglero, después de haber revitalizado los contenidos musicales y de entretenimiento de la división radiofónica de Grupo Televisa. Ahora tendrá la función de espolear a W Radio, de donde sale la periodista colombiana Martha Elena Díaz, quien se hará cargo de la división Norteamérica de Editorial Televisa, con influencia en las revistas que se editan en México, Estados Unidos y Puerto Rico, mientras que la división Centro y Sudamérica estará bajo la responsabilidad de Rodrigo Sepúlveda.

[email protected]