Durante la última década, la producción nacional de carne de cerdo ha presentado un continuo crecimiento, especialmente a partir del 2011, con perspectiva favorable para continuar en este sentido durante los próximos años como consecuencia de los accesibles precios de los principales granos y subproductos utilizados en la alimentación animal, así como por la continua incorporación de nuevas líneas genéticas, por el mejoramiento de las técnicas de manejo del ganado en granja, y por el incremento en los pesos del ganado al sacrificio que han permitido obtener mayor producción de carne con menor número de animales sacrificados.

Sin embargo, aún seguimos siendo deficitarios para atender nuestra demanda, actualmente se trabaja de manera coordinada en el impulso del desarrollo de la productividad en diferentes vertientes con la participación del gobierno federal, empresarios, instituciones como FIRA, Sagarpa, entre otros.

Como parte de las acciones estratégicas que actualmente se emprenden, están las siguientes: a) las granjas comerciales continúan realizando inversiones en infraestructura para hacer frente a los desafíos de los problemas sanitarios, operando de tal forma con estrictas medidas de bioseguridad. b) FIRA, integrante de la banca de desarrollo que coordina la SHCP, y Sagarpa impulsan a las empresas para invertir en el mejoramiento genético mediante inversiones orientadas a remplazar los vientres y sementales con mejor calidad genética. c) Modernización en la agroindustria, con apoyos de Sagarpa y financiamiento se promueven nuevas inversiones para modernizar y ampliar las líneas de procesos en los rastros TIF y procesadoras de productos cárnicos. d) Impulso al desarrollo de proveedores de la agroindustria, con financiamiento y sobre todo con consultoría, capacitación y asistencia técnica al productor para que obtenga un producto de calidad y diferenciado. e) Por último, tenemos la especialización de los sistemas de producción, donde el productor se enfoca únicamente a una fase de la producción con mejor control de los parámetros productivos, modelo que ha dado excelentes resultados en el norte y sureste del país.

Para el futuro será necesario analizar las tendencias del mercado para conocer mejor lo que está requiriendo el consumidor; sin embargo, en México tenemos un reto aún más complejo, ser autosuficientes para abastecer nuestro mercado, por lo cual debemos seguir invirtiendo en infraestructura y nuevas tecnologías para bajar costos, incrementar producción y mejorar la calidad convirtiendo a nuestra industria nacional en nuestro consumidor.

En el futuro es importante poner atención en las siguientes tecnologías: bienestar animal, tendencia que cada año está tomando más importancia, por lo cual para el 2025 se prevé que las grandes empresas productoras del mundo eliminen el uso de jaulas.

Sustentabilidad, refiriéndonos a lo económico, ambiental y social, aunque lo primero es lo más importante para las empresas. Se deberá seguir trabajando en que se implementen medidas de cuidado del medio ambiente y establecer políticas para que el capital humano alcance su trascendencia profesional y personal.

Por último, la trasformación digital para que las granjas trabajen con software de producción logrando con ello una ganadería de precisión .

*Nehemías Castellanos Hernández es el titular de la Agencia La Piedad de FIRA. La opinión aquí expresada es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA .

[email protected]