Son tantos los problemas y tanta la indisciplina de los griegos, que ¿Por qué no dejarla salir de la Unión, permitiéndole devaluar y reordenar la casa, de manera independiente?

Sí, sería más fácil dejar a Grecia sola y parar de meterle dinero bueno al malo. Enumerar todas las mentiras y pecados que ha cometido Grecia en el camino, es interminable; ejemplos:

1. Falsearon la información económica para ingresar a la Eurozona.

2. Endeudaron su economía a niveles desproporcionados con déficits anuales por arriba de lo aceptable, sabiendo que el pago de estos bonos era insostenible.

3. Cuentan con los salarios, más altos de la Unión Europea; y algunos son hasta un 20% mayores que en Alemania.

4. Más del 40% de su PEA trabaja en el sector público.

5. Existen jubilaciones desde 50 años.

6. No cuentan con una economía diversificada, ni con un sector industrial o manufacturero competitivo.

7. No tienen suficientes recursos naturales o minerales para su comercialización y exportación; sólo aceite de oliva y las aceitunas.

8. La dependencia del turismo es exagerada, además con un euro que no se devalúa como ellos quisieran, Grecia no es una opción barata para viajar.

¿Por qué Alemania y Francia rescatan una economía que inminentemente va a volver a dar problemas?

Si Grecia se sale podría venir una devaluación del dracma de 400 o 500%, eso sería costosísimo para los bancos y gobiernos de los países de la eurozona que ya han aceptado una quita de 50 y hasta 60 por ciento. El rescate europeo podría costar mucho más, la mayoría de estos bancos y gobiernos tendrían que recapitalizarse adoptando severas medidas de austeridad porque las actuales serían insuficientes; podríamos ver quebrar bancos como Lehmann.

LAS CONSECUENCIAS

Un costo mundial impresionante pondría al mundo al vilo o en una recesión. La cadena de efectos colaterales en un mundo global sería de proporciones desconocidas, lo que llevaría a un escenario catastrófico.

PODRÍAN ALZAR LA MANO

Si Italia, España, Portugal e Irlanda también piden su desincorporación, este panorama probable se vislumbraría más que maquiavélico. Es lógico pensar que no le quieran abrir la puerta a un país, porque si lo hacen seguro otros seguirían detrás. Éste, para mí, es el motivo principal de mantener a un país que ha cometido todos los pecados posibles, el cual no aporta más que problemas; pero si se sale, puede ocasionar una crisis mundial. De hecho es lamentable la velocidad y la incapacidad para lograr acuerdos acertados con más celeridad.

INSISTO

La Unión Europea tiene que reconstituirse y reinventarse. Debe lograr: unidad fiscal, reglas homogéneas, tasas parecidas en materia impositiva, disciplina fiscal, déficit controlados y vigilados por la propia comunidad; además le conviene buscar un modelo de banca central más proactiva, menos ortodoxa, más rápida en su actuar.

De la misma manera, deben rediseñar los sistemas de votación para la toma de muchas decisiones que hoy son por unanimidad y debieran ser por mayoría. Con todo respeto a todos los integrantes de la zona, no puede valer lo mismo un voto de Lituania que uno de Alemania; en cambio en un sistema de mayorías, sí podría pesar más la opinión de los motores de la economía.

CONCLUSIÓN

Ya vimos que el paquete de rescate fue aprobado, las cosas han mejorado; seguramente la eurozona estará en recesión los siguientes dos o tres años, también innegablemente veremos volatilidad en los siguientes meses por diversas razones, fundamentalmente por España e Italia.

Son increíbles los efectos de la globalización, lo que puede hacer o deshacer una economía como la griega; su aporte mundial es menor a 1% y las consecuencias que podría ocasionar su desincorporación son de proporciones enormes.

Actualmente la globalización nos tiene pendientes, a nivel mundial, del acontecer en todos y cada uno de los países, su poca o mucha interacción con México es a veces irrelevante. Estemos pendientes, hablando de globalización, de lo que pudiera pasar en el conflicto Irán/Israel y las enormes repercusiones que acarrearía de darse un incremento sensible en los precios del petróleo, así como de los efectos negativos en el crecimiento global.

*Juan Musi, director general de Somoza Finamex Inversiones.

jmusi@finamex.com.mx