En la Conferencia habrá medidas de seguridad extremas para alojar a 118 jefes de Estado y de Gobierno.

En esta ocasión, querido lector, me di a la tarea de investigar las razones para no aplazar la inminente COP 21 o propiamente dicho, la 21ª Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) el próximo 30 de noviembre, pese a los ataques terroristas ya del todos conocidos en París.

Cabe mencionar que se planean adoptar medidas de seguridad extremas para alojar a 118 jefes de Estado y de gobierno a las afueras de la capital en Le Bourget; con el ánimo de llegar a en un acuerdo universal sobre la reducción de emisiones de gases con efecto invernadero.

Para comprender mejor el trasfondo de la COP 21 es necesario tomar en consideración que ya que no solamente se discutirán temas sobre mitigación de gases de efecto invernadero (el CO2, el anhídrido carbónico y el metano, entre otros); causado por el consumo de combustibles fósiles como el carbón y el petróleo, así como por la deforestación a través de la quema de cultivos; sino que también se le suman temas como la adaptación a los impactos del cambio climático, el financiamiento a países vulnerables, equidad de género, derechos humanos, perdidas y daños, desarrollo y transferencia de tecnología, fortalecimiento de capacidades en el diseño de políticas; entre otros.

El mensaje para los empresarios e industriales es muy claro, ya que su afán de lucro pese a la destrucción del medio ambiente y de poner en peligro la supervivencia de la humanidad, cada vez nos deja más vulnerables.

El problema de fondo en caso de no lograr frenar o revertir esto efectos; además de tratar de convivir constantemente con una capa de gases en la atmósfera, sino sufrir los efectos del calentamiento global; es decir: El deshielo de los polos, glaciares y nevados que afectan la salinidad del mar cambiando la Biodiversidad y elevando el nivel del mar causando desbordamientos e inundaciones que traen como consecuencia la modificación de micro climas y desastres naturales por doquier, como huracanes e intensos temporales nunca antes vistos.

El mundo es consciente de la situación y se resume muy bien en el Informe de la Academia Británica y London School of Economics denominado Informe Stern, el cual indica que en breve se tendría que reubicar a cientos de millones de personas resultando que las oleadas de gente no serán solo por falta de oportunidades económicas; de democracia o conflictos bélico-religiosos sino por no frenar; mitigar o revertir los efectos mencionados a tratarse durante esta COP 21; razones de más para no aplazarse...

*Director general de Promotora Acción Social Empresarial.

Twitter: @ACCSE