Con un abstencionismo de 64.02% de unos 30 millones de mexicanos que eran esperados en las urnas el pasado domingo en 14 entidades del país, cómo se puede sostener que el 35.98% restante sí dejó en claro el mensaje de rechazo a la violencia, si los inconformes que no cruzan la boleta no la están generando, sino un minoría ridícula’’ que mantiene en jaque al Estado.

Pues sí, fue el presidente Felipe Calderón, que al menos ahora no lo hizo desde algún lugar del extranjero, sino desde Puebla de los Ángeles, tierra de uno de los vencidos priístas en las elecciones del pasado domingo, Mario Marín El Gober Precioso.

Estos comicios en las circunstancias que vivimos, constituyeron un mensaje claro de rechazo a la violencia y a quienes pretenden actuar al margen de la ley. El del domingo fue un voto por las instituciones, fue un voto por la legalidad, fue un voto por la democracia, fue un voto por la paz’’.

De esa manera se pronunció el Jefe del Ejecutivo Federal, el cual desestimó el elevado abstencionismo y dio mayor importancia a los atrevidos que con firmeza si se votaron pese al clima que priva en la mayoría del territorio nacional como un rechazo’’ decidido a la violencia.

Es más hasta se sumó a frases guajiras de su bravucón’’ secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont que los votos pueden más que las balas’’, éste último a quién ahora se entiende mejor, luego que su hermano Miguel Ángel Gómez Mont, director general del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (FONATUR), gracias a Sudáfrica destituido, permitió entender porque ese linaje de los Gómez Mont.

Pero ahí va la reflexión: cuál rechazo a la violencia, si es la ciudadanía no sólo de 14 estados, sino 16 más, que en total suman 30, porque si existe la excepción en la regla, Yucatán sigue limpio de ejecuciones, pero en el resto los habitantes padecen el embate de la violencia y sometidos al terror, incluido el Distrito Federal.

Ahora a cuáles instituciones se refiere el huésped de Los Pinos que se votó a su favor. Será por el Ejército y Marina Armada de México a quienes aún se les confían nuestra seguridad, pero no están en las boletas, ahora que si se refiere a la Secretaría de Seguridad Pública Federal (SSPF), pues no se ven ni sus luces.

COMMODATO

Pero además dijo Felipe Calderón que se votó por la democracia, si ya se vio como se comportan los demócratas del PAN, PRI, PRD, PT, PVEM, Convergencia y Nueva Alianza, que no tienen ningún argumento de ello, más que para el reparto de los millones de pesos en presupuestos federales para los que se dicen Institutos políticos.

Y otro punto más, que se votó por la legalidad. Y la guerra cochina’’ que no sucia con las famosas revelaciones de llamadas telefónicas obviamente obtenidas de forma anónima’’ como los testigos protegidos’’, que hasta el momento la Procuraduría General de la República (PGR) no da una por denuncias contra quienes fueron o están dentro del gabinete presidencial, pero ensucian como excremento lanzado al ventilador.

Y aún más, que se votó por La Paz, pos cuál.

No son preguntas, van inmersas las respuestas.

Lo bueno es que las elecciones concluyeron, ahora vienen las peleas en la Instituciones por las que se votaron. Será el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) quien ofrezca la última palabra, porque de que hay y habrá bronca, eso es seguro.

¡¡¡Cierren las puertas señores!!!