La politización con consignas ajenas a la ignominia, de uno de los crímenes que reúne todo requisito de desaparición forzada’’, no crimen de Estado’’, sino no chequen protocolos internacionales, que buscan partidos políticos, incluso el PRD, que mañosamente apuesta al olvido de su alcalde’’ en tiempos pre-electoreros, no electorales a cuatro meses del indignante hecho, mina, desgasta y forja dudas de un real y auténtico dolor de 43 familias, que comparto y creo, ustedes también.

Ya nadie recuerda la masacre’’ de San Fernando, Tamaulipas, donde se fusiló en enero de 2010 a 72 migrantes por parte de lo más grosero de Los Zetas’’ contra centroamericanos, sudamericanos e incluso asiáticos, más lo de abril de 2011, que escaló otro hallazgo de 193 cuerpos o restos en fosas clandestinas’’ en la misma entidad o Villas de Salvárcar de Ciudad Juárez, Chihuahua, donde se asesinó a 16 estudiantes del CBTIS y lesionaron a 12 más a quienes Felipe Calderón Hinojosa, califico como: eran delincuentes’’.

Recurramos a la memoria y datos duros. Otro hecho detestable, es el más reciente de Tlatlaya, estado de México, que incluso origino la recomendación 51/2014 de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) del inefable anterior Presidente’’ Raúl Plascencia y reclasificó, como nuevo delinto el actual, Luis Raúl González Pérez, contra la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) y gobernador mexiquense Eruviel Ávila, con calificativos de protocolos internacionales de: violaciones graves de derechos humanos’’.

Hay que hacer un alto. En lo ocurrido en el municipio del Estado de México, sí existen todos los elementos de crimen de Estado’’. ¿Por qué? Nos dicen los que saben, es simple, participaron en ese hecho de junio del 2014 elementos del 102 Batallón de Infantería de la SEDENA y ¿Quién es el Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas en México? Ustedes lo saben y hay elementos para una condena, eso me comentan.

Eso cambia todo el panorama de Tlatlaya y sí cuadra’’ en crimen de Estado, es simple y llanamente como define desde hace 18 años la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), por culpa de dos expresidentes panistas: Vicente Fox y Felipe Calderón, que tomaron la pluma’’ y firmaron compromisos internacionales, sin saber que hacían y lo ha ratificado el nuevo mandatario priísta, Enrique Peña Nieto.

La mejor definición sobre esos dos expresidentes del Partido Acción Nacional (PAN), que firmaron un s풒, al Partido Revolucionario Institucional (PRI) que retomó el poder, no es nada grato, al contrario, piensan que la maldición’’ a Peña Nieto, es el Vía Crusis que simplemente se define como: Perdónalos Señor, no sabían lo que hicieron ’’, pero le toco hasta el caso de la francesa Florance Cassez, que hoy es nota y otra historia.

Chequen el número oficial y extraoficial de los que marcharon en la demanda de Ayotzinapa, chequen qué grupos andaban ahí y verán. No es para sabios, sino para los informados, dan pena algunos padres de las víctimas, que son utilizados por cuestiones políticas y aún más, informadores que se mimetizan’’, sin saber que somos reporteros con la dignidad de objetividad’’.

En el dolor me pongo en su lugar, pero no aceptaría si estoy peleando, tenga que asumir otros compromisos por la desgracia, sería una falta de respeto a mis hijos desaparecidos, porque si no creen en los argumentos de la Procuraduría General de la República (PGR) u organismos internacionales certificados, cómo aceptar que dicen violentos movimientos o partidos culpables’’ sobre la desgracia, más peritos’’ extranjeros.

COMMODATO

Nos cuentan en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), que no habrá sesión extraordinaria la siguiente semana’’, sino hasta Febrero, porque muchos diputados locales están más ocupados’’ en sus pre-campañas que en las necesidades de los capitalinos. Así es, que hay que razonar el voto en junio próximo para elegir a esos cu lebros ’’.