El triunfo de López Obrador trajo mucho más alegría que tristeza; mucho más felicidad que enojo, y mucho más satisfacción que decepción. La proporción es casi 2.5 a 1, nos dice la encuesta que hace Consulta Mitofski para El Economista. El optimismo está casi desbordado y eso tiene un riesgo: hay que satisfacer las expectativas que se han despertado.

Seis de cada 10 personas encuestadas consideran que en menos de un año deberán observarse cambios en seguridad, economía y política. No hay tiempo que perder. Uno de cada tres espera que los cambios se noten antes de que pasen seis meses. La gente votó por un cambio a fondo porque no quiere que las cosas se queden igual.

¿Cómo manejar estas expectativas? Vicente Fox tuvo un escenario similar hace 18 años y no pudo. Al cabo de un año, el entusiasmo se había evaporado y, a mitad de sexenio, se puso a explicar por qué no podía hacer los cambios que prometió. Algunos de sus allegados reconocen que uno de los errores que cometió fue desaprovechar los cinco meses del periodo de transición. Otros enfatizan el precio que pagó por apostar por una transición sin rupturas ni grandes broncas con el “pasado”, por ejemplo en la persecución de los escándalos de corrupción.

López Obrador no ha perdido el tiempo desde el día posterior a la elección. Mantuvo el ritmo de campaña en las dos primeras semanas posteriores a la elección y no se ha tomado un descanso sino hasta la tercera semana. En estos días ha hablado con los representantes de los grandes inversionistas para tranquilizarlos y ha lanzado mensajes a los que votaron por él para refrendar algunos de sus compromisos de campaña, en particular los relacionados con la austeridad y el ahorro en el gasto público.

¿Podrá dar la vuelta a la crisis de inseguridad en menos de un año? La inmensa mayoría de expertos consideran que estamos tan mal que se requerirá mucho tiempo, varios años para hablar de una solución. De cualquier modo, hay mucho por hacer en 12 meses. Lo más importante es cambiar la certeza de la derrota por la esperanza de la victoria o la paz. En lo micro, será clave la coordinación con las autoridades locales para la atención de los problemas en el transporte público y en algunas zonas muy vulnerables, por ejemplo los territorios donde campea el huachicol.

¿Podrán verse resultados positivos en economía en 12 meses? Aquí estamos en zona de riesgos. Lo más probable es que el escenario internacional no ayudará. La Fed subirá las tasas y encarecerá el servicio de la deuda externa de México. Donald Trump mantendrá la tensión con China y podría llevar al mundo a una recesión. El TLC es un gran factor de incertidumbre, ¿sí o no? ¿cómo... mejor o peor?

En lo interno, Andrés Manuel López Obrador tendrá la tentación de crear medidas que tengan efectos de corto plazo, pero no sostenibles. Por ejemplo, decretar alzas de salarios o reducción de precios de productos como gasolina, gas o electricidad. Los mexicanos necesitan mejores salarios y menores precios en los energéticos, pero el reto es hacerlo bien. Tenemos una economía ordenada que crece poco. Hasta ahora, AMLO y su equipo han sido muy prudentes, pero no hay forma de confiarse: aún están en los vestidores. Falta verlos en el terreno.

Resultados en menos de un año: ¿Dónde están las áreas de oportunidad? Si seguridad y economía parecen complicados, la gran ventana está en el combate a la corrupción. Casi todo por hacer. ¿Anotará el penalti?

[email protected]

Luis MiguelGonzález

Director General Editorial de El Economista

Caja Fuerte

Licenciado en Economía por la Universidad de Guadalajara. Estudió el Master de Periodismo en El País, en la Universidad Autónoma de Madrid en 1994, y una especialización en periodismo económico en la Universidad de Columbia en Nueva York. Ha sido reportero, editor de negocios y director editorial del diario PÚBLICO de Guadalajara, y ha trabajado en los periódicos Siglo 21 y Milenio.

Se ha especializado en periodismo económico y en periodismo de investigación, y ha realizado estancias profesionales en Cinco Días de Madrid y San Antonio Express News, de San Antonio, Texas.