En un mundo tan ajetreado, lo más probable es que a alguien se le haya olvidado algo por salir rápidamente de su casa rumbo al trabajo. Esta escena seguramente muchos la conocen: lunes en la mañana, llegar a la oficina y darse cuenta de que se olvidó la cartera. ¿Qué se puede hacer sin tarjetas bancarias o efectivo? La encuesta del Inegi 2016 muestra que solamente 10% de los usuarios de celulares en México lo utilizan para operaciones bancarias en línea. Existen funcionalidades ya conocidas como consulta de saldos, movimientos, transferencias, compra de tiempo aire, entre otros, pero ¿realmente se le saca provecho a todos los beneficios que algunos bancos ponen al alcance de la mano de sus clientes?

Aquí algunos ejemplos:

- Cuando no se está seguro de que se olvidó o se perdió la cartera, existen funcionalidades con las que se puede bajar el límite de gastos de cada tarjeta o incluso apagarla temporalmente en lo que se encuentra para evitar que, en caso de extravío, se haga mal uso de las mismas.

- ¿Ir por un café? Algunos teléfonos sólo con acercarlos a las terminales bancarias permiten hacer la compra y recibir el comprobante por correo electrónico.

- ¿Llevar meses tratando de ahorrar para un viaje, sin poder empezar? Con programar una cantidad quincenal o un porcentaje de las compras con tarjeta, en poco tiempo ya se estará ahorrando, sin darse cuenta.

- ¿Ir a comer a un lugar donde sólo aceptan efectivo? Afortunadamente, existen opciones que permiten retirar dinero con un código sin tarjeta en un cajero.

- ¿Buscar un cajero o sucursal? La geolocalización también es parte de las herramientas que los bancos han ido implementando y, gracias a ello, la búsqueda se vuelve más sencilla, pues estos geolocalizadores indican además de los cajeros más cercanos, las sucursales, el tiempo de traslado desde donde se ubica la persona o cuánto tiempo de espera tiene esa sucursal.

- ¿Salir con los amigos? Para pagar la cuenta de un restaurante, también se puede dividir el dinero y los amigos pueden enviar su parte con el número de celular para que sólo una persona realice el pago.

- ¿Olvidar pagar algún servicio, tarjeta, colegiaturas? Hay aplicaciones que permiten emitir un recordatorio al usuario cuando está por vencer alguno de los servicios, como agua, luz o teléfono y lo único que se debe hacer es precargar la información del pago.

- ¿Detectar un posible doble cobro en la tienda en línea? Afortunadamente, existen funcionalidades para conectarse a la línea bancaria y hablar o chatear con un asesor para solicitarle ayuda.

Éstos son sólo algunos ejemplos de cómo utilizar el celular en conjunto con los bancos que hacen esfuerzos para ofrecer herramientas tecnológicas a sus clientes. Se sabe que las tecnologías financieras (fintech) avanzan día con día, siendo cada vez más intuitivas, fáciles de manejar y, probablemente en un futuro no muy lejano, se llegue al punto en el que usar efectivo o visitar una sucursal sea sólo una actividad ocasional.

La tecnología no es sólo para las nuevas generaciones, pues si se exploran las diferentes aplicaciones que ofrecen algunos bancos, la tendencia es que la cartera será menos necesaria traerla consigo, pero salir de casa sin el celular será imposible.

La autora es Product Owner-Scrum Inversiones Asset Management en BBVA Bancomer.