Estimado lector: seguramente para cuando usted lea este artículo las cosas, sobre todo en Europa, seguirán sin una definición clara; pero, sí, probablemente se conozcan un poco más los detalles de las acciones que se tienen que ejecutar.

ESTRATEGIA

Concretamente me refiero a la unidad fiscal que deben lograr; por otro lado la unidad bancaria, la cual es más probable y difícil pero ojalá en algún momento decidan emitir deuda en conjunto y, por último, que la banca central sea más proactiva y menos ortodoxa.

Al momento que escribo este artículo, el euro se cotiza por debajo de los $17.00 y la relación peso/dólar a $13.55, la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) a 39,700 puntos, el S&P a 1,320; esto muestra cómo poco a poco las cosas deben ir acomodándose de manera que los mercados y los principales indicadores se encuentran en niveles mucho más optimistas y razonables de lo que estaban hace algunas semanas.

MERCADOS

Los mercados han empezado a descontar y ver que la Unión Europea no se va a desintegrar, Grecia no se saldrá pronto de la zona del euro (por lo menos no en un corto plazo) y todos están conscientes de que hay que actuar rápido con el fin de que las cosas no empeoren; pienso que estamos a la mitad del camino de la recuperación y de que las cosas tomen su lugar, pero es un momento muy vulnerable porque de la misma manera que los mercados han empezado a descontar el que los líderes europeos actuarán pronto así como el lento crecimiento económico estadounidense y el bajo crecimiento chino, por nombrar lo más sobresaliente, si Europa continúa decepcionando y las reuniones siguen siendo estériles, muy probablemente las cosas en lugar de acomodarse podrían volver a entrar en pánico.

¿QUÉ HACER?

Como bien dije en el párrafo anterior, creo que estamos a la mitad aunque la relación peso/dólar se ha recuperado algo, no compraría con mis pesos ni dólares ni euros, lo que sí haría sería vender dólares para invertir en pesos a tasas más atractivas de lo que me pagaría el Tesoro estadounidense; tendría mucho cuidado con las inversiones en bonos, y fondos a largo plazo porque veo difícil que las tasas se bajen más, en cambio si suben nos puede costar dinero.

BOLSAS/DÓLARES/PESOS

En materia de mercados accionarios, si estoy dentro no me saldría a menos de que ya trajera una utilidad mayor a 10% y si no estoy en la Bolsa entraría solamente a aquellas acciones o al índice de la BMV con prudencia (sabiendo que si se deteriora la perspectiva me salgo rápido).

Con dólares estadounidenses sí entraría a índices y sectores ligados a la economía de Estados Unidos, reitero, únicamente con el dólar estadounidense porque con pesos estaría yo pagando muy caro los dólares.

Si es usted más conservador, éste es justo un momento en el que conviene permanecer estático, ya que no está todo tan barato para comprar pero tampoco lo suficientemente caro como para salirse.

No olvide que cuando las cosas estén más claras o sean menos inciertas, es recomendable diversificar y una sugerencia modelo sujeto a personalizarse dependiendo de edad, ingreso, aversión al riesgo, etcétera sería entre 60 y 70% en pesos y 30 o 40% en dólares.

Asimismo, entre 60 o 70% en instrumentos de deuda y 30 o 40% en renta variable.

CONCLUSIÓN

Por último, quiero decirle que estoy muy orgulloso de México porque ha afrontado de manera impecable la incertidumbre global y también el proceso electoral local.

*Juan Musi, director general de Somoza Finamex Inversiones.

jmusi@finamex.com.mx