Luego de la aparición pública del exdirector de Pemex, Emilio Lozoya, en un restaurante, y de que el presidente Andrés Manuel López Obrador haya calificado el hecho como “inmoral”, la Fiscalía General de la República aseguró que el exfuncionario “sigue siendo procesado” por los casos Odebrecht y Agronitrogenados.

Cabe destacar que el 28 y 29 de julio del 2020, un juez de control del Reclusorio Norte sujetó a proceso a Lozoya, y le impuso las medidas cautelares de uso de un brazalete electrónico, su firma periódica ante el juzgado y la prohibición de salir del país, retirándole el pasaporte.

Ante la aparición el fin de semana de Lozoya en un lujoso restaurante de la Ciudad de México, la FGR a cargo de Alejandro Gertz Manero presumió que fue gracias a su investigación que Lozoya está bajo proceso penal por los casos Odebrecht y Agronitrogenados.

Mediante una tarjeta informativa, la fiscalía resaltó que Lozoya “sigue siendo procesado y los tiempos que se le han dado para aportar las pruebas terminan en fecha 3 de noviembre, según el acuerdo del juez de control del Reclusorio Norte, que lleva el caso”.

Por su parte, Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad dio a conocer que el exdirectivo de Pemex, realizó presuntas transferencias financieras a dos compañías fachadas de Hong Kong para supuestos proyectos de minería en México y otros más en Bolivia, Colombia y Argentina.

Migración

El Instituto Nacional de Migración (INM) aseguró que mantiene la alerta migratoria para detectar una eventual salida del país de Emilio Lozoya, procesado por la FGR por asociación delictuosa, cohecho y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

“Lo anterior, con el propósito de verificar y registrar los movimientos de la persona mencionada en los puntos destinados al tránsito internacional de personas, ya sea aéreos, marítimos o terrestres, así como informar de los mismos a las autoridades internacionales”, dijo el INM.

La comunicación del INM se da luego de la aparición pública este fin de semana del ex director de Pemex, Emilio Lozoya, en un restaurante de la Ciudad de México.

politica@eleconomista.mx