Aunque la economía no marcha bien y la expectativa para el 2020 no es la mejor, finalmente, las empresas tienen que ser imaginativas para sostener ventas y rentabilidad.

Se dice que las crisis son oportunidades, pero además aquí, dado nuestro grado de desarrollo, hay todo por hacer.

Esto explica que la consultora española Indra, con más décadas aquí, se muestre optimista. Este año crecerá 15% y se estima repetir en ese tenor para el 2020.

Su enfoque, explica Óscar Díez, su director general, está en atraer el mejor talento y la mejor tecnología para impactar en los resultados de la clientela.

Obvio, el entorno tiene sus bemoles. El gasto gubernamental está parado, al igual que la construcción y la infraestructura.

En cambio, en el sector financiero con la digitalización, fintech y el cibercrimen hay todo por hacer. Igual en el comercio. Ambos rubros son los que aportan más al desempeño de Indra, no así energía mucho más lenta.

Aunque ahora el gobierno de Andrés Manuel López Obrador no se mueve tan rápido, en el futuro inmediato esto debe cambiar por el rezago digital.

En general, el vértigo tecnológico obliga a una transformación cultural de las organizaciones, otro elemento que Indra empuja con la clientela. Indra, que preside Fernando Abril-Martorell, es una multinacional que tiene presencia en 146 países con 43,000 empleados y que factura 3,100 millones de euros. En América Latina (AL), tanto México como Brasil, son sus dos principales reductos, seguidos de Colombia, Chile, Perú y Argentina.

A diferencia de AL, aquí con 2,000 colaboradores su avance ha sido orgánico, aunque esto podría cambiar, puesto que Indra se apresta a aprovechar oportunidades de compra.

Y es que el objetivo es lograr que la región que hoy significa 25% del volumen de negocio global, se eleve 40%.

En esta tesitura, Indra México va a implementar un plan a 3tres años para duplicar su tamaño y “compraremos lo que se pueda”, afirma categórico Díez, quien desde hace más de un año ocupa el timón de esta firma.

Así que, en medio de las malas noticias, no todos están cruzados de brazos.

Evalúan pacto Salud-Sanofi en influenza

Todo indica que Salud, de Jorge Alcocer, trae en la mira la revisión de un contrato suscrito en el sexenio pasado con la francesa Sanofi-Pasteur, de Fernando Sanpaio, para lograr la autosuficiencia de México en vacunas contra la influenza. Viene la temporada más activa de vacunación. La multinacional surte 50% de las dosis. En el 2009 suscribió un primer acuerdo que se incumplió. La presión se ha elevado porque la misma Sanofi compró en el 2017 a Protein Sciences, compañía de punta que utilizaba biotecnología para fabricar esa vacuna. Ésta tenía una alianza con la farmacéutica nacional Liomont, de Alfredo Rimoch, lo que suponía ampliar la competencia y un mejor abasto.

Amézquita, otra baja en Cencor

En diciembre dejará Cencor, Eduardo Amézquita, director de MEI, una de las compañías estratégicas de este grupo del que descuelga BIVA. Amézquita ha acompañado a Santiago Urquiza desde hace 15 años y es de los más cercanos que dieron forma al jugador financiero. Lo curioso es que, en los últimos dos años, Cencor ha prescindido de 15% de su personal en diversas áreas, quizá como resultado de los tiempos difíciles.

Cidar de Montes de Oca en lista del SAT

En su lucha por las empresas que emiten facturas falsas, el 8 de noviembre el SAT, de Margarit Ríos-Farjat, dio a conocer una lista negra de esos infractores. Entre ellos apunte a Cidar, brocker de seguros que lleva Víctor José Montes de Oca Guerra, también accionista de Oipila, dueña de Thona Seguros, denunciada por el incumplimiento en el pago de seguros a adultos mayores y sus beneficiarios.

Alberto Aguilar

Periodista y Economista

Nombres, Nombres y... Nombres

Periodista y economista. 40 años de carrera. Fundador de Don Dinero.