En este artículo queremos proponer un escenario para el panorama financiero y económico en el 2012 con base en lo sucedido en los dos primeros meses del año.

No cabe duda que Europa sigue siendo el centro de mayor riesgo para la economía global. A pesar de todo lo que se ha proclamado, es un hecho que Grecia caerá en el no pago tarde o temprano. Todo el drama financiero que se vivió (y vive) ha tenido como objeto llegar a un default más ordenado, creemos que a fin de año. Grecia no puede, ni de broma, pagar su deuda y francamente suenan a tomadura de pelo las proyecciones que muestran una deuda de sólo 120,000 millones de euros ¡en el 2020!

Por otra parte ya ha ocurrido algo nefasto para un mercado, el de los llamados Credit Default Swaps (CDs) que son seguros contra impagos de bonos. Pues resulta que ahora, según la interpretación de los alemanes y sus clientes, el hecho que no te paguen 70% de lo que te deben ¡no es un evento crítico! O sea, que el seguro no aplica. Obviamente es de dudarse que alguien vuelva a utilizar CDs para bonos de países soberanos como Grecia.

Lo verdaderamente importante es el hecho de que el Banco Central Europeo (BCE) lanzó su segundo rescate bancario a fines de febrero. Con esto, en tres meses ha prestado más de 1 billón de euros a 1% anual por tres años. Los bancos, como comentamos, no quieren queso sino salir de la ratonera y para cubrirse han depositado más de 80% de esta cifra ¡en el BCE a menor tasa! Esto indica que el miedo sigue imperando.

Sin embargo, el mercado se puso contento y los bonos italianos bajaron a 4.93 de 7%, a que estaban ofreciendo jugosas ganancias a los especuladores. El caso no es tan rosáceo, pues su déficit es de 8.5% y su desempleo el mayor de Europa, a niveles mayores de 25 por ciento.

No es raro pues que el Primer Ministro español hablé de que España no cumplirá la meta de déficit en el 2012. Para el caso ni Holanda, que es del grupo bueno y trabajador , cumple con el déficit fijado en solemne ceremonia.

Para finalizar, surge el problema de que los alemanes no se habían dado cuenta que estaban en una unión monetaria y que dentro de la misma se puede tener déficit de cuenta corriente en forma indefinida, si el banco central financia a los bancos y éstos tienen colateral. En el llamado Target 2, que es el sistema de pagos de la eurozona, Alemania tiene más de 500,000 millones de euros en su favor y en contra del euro el sistema de bancos centrales. Esto se origina por el desbalance de cuentas corrientes (de hecho toda la crisis europea se originó por esta razón como se ha comentado todo el tiempo).

El Banco Central alemán (Bundesbank) obviamente no reconoce eso y ahora quiere que esto se comparta para bajar su riesgo, o sea que los alemanes tengan acceso a bienes griegos, españoles, etcétera. ¿Por qué no mejor invadir esos países? ¿ O es una señal que los alemanes no ven un futuro feliz para el euro?

Pasando a China, es un hecho que la economía bajará su crecimiento a 7.5 por ciento.

La causa es, en parte, el deplorable estado del sistema bancario pero también algo tiene que ver el relevo de jerarcas y qué dirección tomará el modelo de crecimiento que no puede continuar como hasta ahora en forma indefinida.

El Banco Central Chino siempre puede proveer de liquidez, en caso de una mayor contracción, pero la exportación sólo crecerá 10 por ciento. Esto contrasta con el crecimiento de 22.5% en el 2011. Si China escoge favorecer la demanda interna, habrá grandes cambios en los flujos monetarios y varios mercados pueden ser afectados (bonos del Tesoro, por ejemplo).

Por otra parte, Estados Unidos parece que crecerá al menos a 2.5% este año, aun cuando el nivel de desempleo llegó para quedarse. La deuda y el déficit no serán problema por, al menos, los siguientes tres años aunque se deben tomar medidas para controlar el crecimiento de las obligaciones contingentes, como el servicio médico y las pensiones. Lo más preocupante es que los fanáticos del Partido Republicano puedan tener una voz en el Congreso y Senado que obstaculice cualquier propuesta de Obama.

Para México, el menor crecimiento de China y el mayor crecimiento de Estados Unidos es una gran noticia pues como sabemos casi todas nuestras exportaciones van para allá, en especial petróleo, autos y autopartes.

Nuestros compatriotas que trabajan y viven en EU mandan dinero y el turismo es una fuente de empleo. Dado que México tiene en buen orden su déficit y su deuda, este panorama debe beneficiarnos. Si bien no parece que en los medios financieros haya preocupación por las elecciones, creemos que es fundamental un consenso político para no comprometer el futuro de nuestro país.

*Esteban Martina es doctor en Física en la UNAM. Su interés principal ha sido la valuación y análisis de riesgo de activos financieros, especialmente opciones y otros derivados. Actualmente es socio director de PRO Consulting.

Comentarios y sugerencias en: [email protected]