Los vientos invernales soplan, fijan rumbo de veleta’’ en impartición de justicia, aun no es barco, en días se conocerá si ya no aplicará el pintoresco golpe de timón’’ y será norma futura: combatir impunidad, prueba, caso del exlíder nacional del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), Arturo Escobar y Vega, acusado de violar la Ley Electoral donde la difusión de FEPADE de un probable delito, se atacó políticamente de forma, no de fondo.

El polémico exsubsecretario de Prevención y Participación Ciudadana de la Secretaría de Gobernación (SEGOB), que dejó una senaduría con fuero, para ser parte de su gobierno incluyente’’ como el priísta, va a defender su honor’’, ya bastante sucio y memoria periodística, lo sitúa en otro escándalo electoral de 2009, cuando un millón 100,000 pesos en efectivo, se decomisó en el aeropuerto de Chiapas, en una bolsa Louis Vuitron’’ de su propiedad, el precio lo pago un cómplice’’, perdón, subalterno.

En ese momento y caliente ambiente electoral, se integró la indagatoria PGR/CHIS/TGZ-IV/292/2009 y se jodió Luis Fernando Castellanos Cal y Mayor, se le desconoció como dirigente y candidato en Chiapas. Se la tragó, No explicó. Ahí entró un ilustre ecologista, Guillermo Alejandro Sesma Suárez como candidato suplente, no se aclaró lo del billete. Y quién era el principal imputado, pues: Arturo Escobar y Vega. Lean sus explicaciones, no son de risa, están para llorar.

Vamos a lo que dijo el presidente Enrique Peña Nieto, aunque ande en Francia saludando a la que dejó salir presa de México, supuestamente por violaciones al debido proceso’’, avalado por los ricos’’ ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), que reveló’’ en su editorial desde La Fe’’, la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) y su líder, el cardenal, disque primado, Norberto Rivera Carrera, se espera la PALABRA’’.

Es esta: cuando tengamos a alguien que presumiblemente es responsable de la comisión de un delito, no solo se logre la aprehensión del mismo, sino que realmente soportado por una adecuada averiguación y también con la observación del debido proceso ante las instancias judiciales’’. Lo dijo el Presidente, ante la futura llegada de un nuevo sistema de justicia en 2016. Justifica o sólo será otro decálogo’’, no debe haber impunidad.

Los cómplices electorales del Partido Revolucionario Institucional (PRI), deben poner sus barbas a remojar’’, aunque salga su líder en la Cámara de Diputados, César Camacho a decir que la Alianza’’ con el PVEM sigue firme. Cuando el hermano del otro Sesma Suárez, hoy líder del grupo parlamentario en la Cámara de Diputados, es otro caso.

Es una chulada México. Ellos arman un show. Sí no hay impunidad, que lo decida el Poder Judicial de la Federación (PJF), otra vez infiltrado por el Ejecutivo y busca más. Los verdes de cuerda priísta’’, demandan respeto a la Constitución y Código Penal, porque su exlíder está a punto de ser acusado de violentar la Ley Electoral. Dónde está la violación del debido proceso o del Código Nacional de Procesos Penales, lo protege’’.<

Todavía no es nacional un Código. Mejor es aplaudir lo que hizo Santiago Nieto Castillo, titular de la Fiscalía Especial de Delitos Electorales (FEPADE), que dice la misma abogada de la nación, Arely Gómez, es autónomo , para determinar porque fue electo por el Senado de la República. Ella, también y no hay resultados en las broncas de violación a derechos humanos que trae encima, entonces que reclame a la Cámara Alta.

¿Y ?

La Nación, necesita a un titular de la FEPADE, antes que usted segunda Procuradora de la Nación en más de 100 años. Sirven más.

COMMODATO

Son tiempos electorales. Aunque todos los nieguen.