La percepción que los ciudadanos tienen de su situación personal, del país y del gobierno va a influir de manera relevante en la decisión de cómo votar en este año electoral. Los datos dan cuenta de que la visión es negativa y eso ya está golpeando al gobierno, a su partido y a su candidato.

Los encuestados, en un cuestionario de diciembre pasado, a la pregunta de cómo les fue en el 2011 responde que bien 73% y que mal 23%, buena proporción pero, cuando se indaga si el 2011 fue mejor que el 2010, 58% considera que resultó peor contra sólo 37%, que mejor (El Universal, 12.12.28). Hay, pues, una visión negativa de lo que ocurrió en el año que acaba de pasar.

El 51% opina que en el 2011 lo que más afectó sus vidas fue la violencia y 7%, la crisis económica. El primer dato es la sumatoria de 15% que asegura que fue el narcotráfico; 12%, las muertes del narco; 10%, la violencia; 7%, el crimen organizado y 7%, la inseguridad. Las cifras muestran la importancia que la sociedad mexicana da al tema de la violencia y sus distintas expresiones.

Desde que arrancó el actual gobierno, el tema central y único de su comunicación ha sido la lucha contra el narcotráfico. La encuesta afirma que sólo 3% de los ciudadanos valora esto como algo que afectó su vida en términos positivos.

La percepción generalizada es algo que ocurre y afecta a la sociedad de manera negativa.

A la pregunta sobre los acontecimientos del 2011 que más beneficio trajeron a sus vidas, 23% responde que nada en especial; 11% evoca los Juegos Panamericanos; 6%, los programas sociales; 4%, el Teletón y 3%, la lucha contra el narco. Las acciones claves del gobierno, los programas sociales y la lucha contra el narco tienen un nivel de reconocimiento positivo marginal. La idea dominante es que no hubo nada especial que ofreciera beneficios a la ciudadanía. La percepción vuelve, pues, a ser negativa.  

La percepción que se tiene sobre su trabajo es más positiva y 62% de los entrevistados dice que en el 2011 fue mejor que en el 2010; contra 28% que sostiene que es peor; pero, con relación al dinero (ingreso), 48% dice que le fue peor en el 2011 frente al 2010 y 46% considera que mejor. El ingreso de los ciudadanos vuelve a estar en el campo de lo negativo, aunque queda la idea de que hubo más trabajo.   

A partir de esta encuesta, que se corrobora con otras, se puede afirmar que la tónica general de la ciudadanía, al inicio del 2012, es de desánimo y que no se valora como positiva la lucha del gobierno contra los narcotraficantes.

Esto contradice el discurso gubernamental que sostiene que su estrategia ha sido un éxito y ha cambiado, para bien, la realidad del país. 

   

Todos los partidos, pero en particular el PAN y su candidato, están obligados a deslindarse de la política del actual gobierno en materia de seguridad y lucha contra el narcotráfico. De no hacerlo, de no plantear una nueva estrategia, va a cargar con la imagen negativa del gobierno y facilitar el avance de los candidatos del PRI y el PRD.      

 

Twitter: @RubenAguilar