Como se ha visto en las columnas pasadas, el desarrollo de las fintech en el campo de las pensiones ha ganado mucho terreno. México, por su parte, se ha posicionado a la vanguardia de estos avances.

Esto, definitivamente, se trata de una tendencia creciente, tanto en términos de conocimiento y avance tecnológico, como en términos geográficos. Cada vez más países están confiando en soluciones tecnológicas para sus sistemas de pensiones.

¿Cuáles son las principales tendencias mundiales? Es la pregunta que se busca tratar en esta ocasión. Para ello, dichas tendencias se pueden agrupar en tres grandes áreas: a) canales de interacción con los miembros; b) procesos internos de los proveedores y, c) esquemas de regulación y supervisión.

En la primera área, el objetivo es hacer a los productos y servicios más accesibles transparentes y comprensibles; también, contribuye a mejorar la recolección y administración de datos, así como a mejorar la personalización de la oferta y fomentar el involucramiento en la preparación del retiro.

En este sentido, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), la tendencia internacional está marcada por la importancia de la asesoría financiera. Específicamente, los asesores robot (robot advisers) son la apuesta que más ha ganado participación, debido a sus bajos costos y amplio alcance. Igualmente, otras estrategias, como la comunicación tecnológica (correo electrónico, mensajes de texto) y los tableros electrónicos (dashboards) que reúnen toda la información en una sola plataforma son parte los instrumentos que se ha implementado en la mayoría de los países.

En relación a la segunda área, las soluciones tecnológicas han buscado mejorar la administración de cuentas, así como la gestión de las inversiones, lo cual incluye principalmente optimizar la gestión del riesgo.

En materia de procesos internos de proveedores, la pauta está marcada por la automatización de procesos. De acuerdo con la OCDE, las fintech están contribuyendo a reducir los costos de inversión, a través del rebalanceo automático de portafolios, algoritmos para trading entre oferentes y demandantes, portafolios de referencia a la medida, entre otros. Nuevos sistemas computacionales que facilitan el análisis de amplias bases de datos no estructurados (big data) contribuyen a llevar a cabo estas funciones.

En tercer lugar, las avances tecnológicos en materia de regulación, conocidos como regtech, buscan apoyar las tareas de cumplimiento de leyes, normas y estándares. La tecnología ha contribuido a llevar a cabo regulación en tiempo real, modelación de escenarios riesgosos, detección automáticas de eventos específicos, pronosticación, entre otras aplicaciones útiles tanto para agentes del mercado, como para entidades regulatorias.

Con base en el documento, Pension and Technology, realizado por la OCDE, la tendencia global al respecto está liderada por el uso de tecnología blockchain, lo cual hace posible conectar múltiples partes sin necesidad de intermediarios. De esta manera, todos tiene un registro de información idéntica en tiempo real.

Como se ha repetido, la tecnología ha venido a revolucionar la manera en la que se administran los sistemas de pensiones. Esto no sólo ha permitido mayor acceso a los sistemas de pensiones, sino que lo ha hecho más fácil y seguro.

Para obtener mayor información sobre el sistema de pensiones visite la página de Internet: www.amafore.org