Pemex es el talón de Aquiles de la economía mexicana.

El destino de la petrolera marcará el de la economía nacional.

Hoy más que nunca, Pemex representa el principal riesgo financiero.

Luego de la degradación crediticia de la que fue objeto Pemex, por parte de la agencia calificadora Fitch, el pasado 29 de enero, toda la atención está sobre las decisiones del gobierno mexicano y de la propia petrolera.

Fitch colocó la calificación de Pemex a un escalón de que pierda el grado de inversión y pase a especulativo o “chatarra”.

Prácticamente todas las firmas financieras coincidieron en que las medidas de alivio fiscal y capitalización anunciadas por el gobierno mexicano, para la petrolera mexicana, son insuficientes.

Riesgo soberano: Moody’s

En días pasados, la agencia calificadora Moody’s fue más drástica.

Advirtió que el plan de rescate para Petróleos Mexicanos, anunciado por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, es negativo para la calificación de la deuda soberana de México.

Desde su perspectiva el anuncio es negativo para el soberano.

¿Por qué? Porque el plan de alivio fiscal gubernamental afectará los ingresos del gobierno federal.

Y en el extremo, si la confianza del mercado no mejora Pemex requerirá un respaldo soberano adicional en el año 2020 y ello representará una erosión adicional de las finanzas del gobierno.

La voz de alerta de Moody’s no es la única.

Focos rojos: Banxico

El Banco de México, gobernado por Alejandro Díaz de León, también encendió los focos rojos.

La Junta de Gobierno del banco central, integrada ya con los dos nuevos subgobernadores designados por el presidente López Obrador: Gerardo Esquivel y Jonathan Heath, consideró que las finanzas de la petrolera representan un riesgo para las condiciones macroeconómicas del país.

La mayoría de los subgobernadores advirtió sobre la posibilidad de un deterioro adicional en la calificación crediticia de Pemex, lo que podría impactar en el costo financiero del gobierno federal, y en general, a las condiciones de acceso a financiamiento externo del país.

Pemex: ¿el plan?

El común denominador de la preocupaciones de los analistas especializados plantea la misma interrogante: ¿Hacia dónde va Pemex?.

¿Cuál es el plan de Pemex de mediano y largo plazos? La interrupción de las inversiones extranjeras y la falta de recursos del gobierno mexicano para impulsar la exploración, explotación y producción petrolera, están en el centro de la incertidumbre.

Pemex tiene serios problemas: elevados costos de producción, bajo nivel de productividad, altos costos laborales y una deuda extraordinaria por 104,000 millones de dólares, con compromisos de pago inminentes por 6,000 millones de dólares para este año y un total de 30,000 millones de dólares en los siguientes tres años.

Los dos programas anunciados hasta ahora por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, encabezada por Carlos Urzúa, son calificados como insuficientes por los analistas.

El tiempo es otro elemento en contra de Pemex y del gobierno mexicano.

Moody’s decidió extender el beneficio de la duda para el primer semestre del 2019.

Pero su último comunicado es mucho más determinante al señalar que el plan de rescate anunciado es negativo para la calificación de la deuda soberana de México.

Pemex destruyó valor

La fotografía que difundió en días pasados la Auditoría Superior de la Federación de David Colmenares es contundente.

Deja ver cómo la propia petrolera destruyó su valor económico. Hace un recuento de sus pérdidas por compras de empresas chatarra, para las que no atendió las recomendaciones de consultores y llevó a cabo inversiones de alto riesgo.

Como ejemplo la compra de dos plantas de fertilizantes: Proagro y Fertinal. Además menciona que Pemex Fertilizantes tuvo pérdidas por 21,174.0 millones de pesos (79.7%) de su patrimonio inicial, principalmente, por el deterioro contable de los activos adquiridos de Fertinal y ProAgro que tenían más de 14 años sin operar.

Pemex tiene enormes retos y de su profundización o solución, depende el destino económico de México.

ATISBOS

CFE.- Pero las dudas en materia energética no sólo tienen que ver con el tema de hidrocarburos.

Las dudas también tienen que ver con la apertura en el sector eléctrico.

En días pasados la Comisión Federal de Electricidad, dirigida por Manuel Bartlett, presentó lo que llamó el Plan de Rescate de la CFE.

Parte de un diagnóstico grave. La Comisión Federal de Electricidad (CFE) registró al cierre del 2018 pérdidas, por robo de electricidad, por un total de 30,000 millones de pesos, según José Antonio Rojas Nieto, director corporativo de finanzas.

Técnicas y no técnicas son 60,000 millones de pesos.

Los adeudos de los gobiernos municipales y estatales son del orden de 7,000 millones de pesos, en específico.

Además CFE tiene una cartera vencida de 45,000 millones de pesos, derivada principalmente de los dos últimos años, y es básicamente residencial.

El Plan de Rescate no se pronuncia por la continuación de la apertura a la inversión privada nacional e internacional.

Las dudas, también son, en torno a la viabilidad financiera de la empresa, sin la participación de inversiones privadas.

CRE.- Es revelador lo que declaró el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera de la SHCP, Santiago Nieto, en torno a las acusaciones por presunto conflicto de interés del presidente de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), Guillermo García Alcocer. La investigación es en el ámbito administrativo, dijo Nieto, no hay nada en el ámbito penal en contra del presidente de la CRE.

Marco A. Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.